“ÉRASE UNA VEZ: Cuentos para emocionarse”

Esta semana comienza una nueva parte del blog titulada: “ÉRASE UNA VEZ: Cuentos para…”. Los cuentos son una herramienta genial para que los niños se inicien en la lectura, aprendan, pasen tiempo con los familiares, establezcan una rutina para dormir, imaginen, creen y relacionen todo lo que pueden ver en las páginas con su vida real. Por eso, porque son tan buenos para los niños (y para los no tan niños), empieza el post de recomendaciones de cuentos. Hoy hablamos de la educación emocional.

1.Emocionario (Cristina Nuñez): Un libro muy conocido en el que los niños pueden aprenden a definir cada emoción. Es un libro muy completo en el que los niños más pequeños necesitarán la ayuda de los adultos en muchas ocasiones para que les asesoren. De hecho, hay emociones muy concretas que enseñan incluso a los adultos.

Este libro puede utilizarse de forma salteada, sin necesidad de leerlo de principio a fin. En algunas ocasiones se pueden leer dos emociones cada vez. Una elegida por el niño y otra por el adulto en función de su experiencia diaria. Otro método de utilización es mediante el juego. El índice está formado por dibujos que siguen una trayectoria como si fuera un tablero. Si cogéis fichas y dados de otro juego, podréis inventaros una forma de jugar con las emociones apoyándoos en las descripciones que os da.

[youtube=https://www.youtube.com/watch?v=fiwHJ1DZdKw&w=320&h=266]

2.El Monstruo de los colores (Anna Llenas): Un libro corto y sencillo para los más pequeños que nos enseña a identificar cada emoción y a darnos cuenta de cómo las expresamos.

[youtube=https://www.youtube.com/watch?v=S-PTa20NNrI&w=320&h=266]

3.Érase una vez un niño comepalabras (Marlet): En este libro ilustrado, los niños podrán leer un cuento corto en el que no solo nos explica cuáles son las emociones básicas y cómo reconocerlas sino que también dará una importante lección a niños y a padres. Las emociones, por mucho que algunas sean desagradables, no deben “comerse” (inhibirse, prohibirse) porque entonces nos sentiremos vacíos. Las emociones nos ayudan.

En el siguiente link, podéis encontrar el texto del cuento y algunas imágenes: http://www.clubpequeslectores.com/2015/06/libro-infantil-erase-una-vez-un-nino-comepalabras.html  

4. Sentimientos (Editorial SM): Esta editorial ha editado una gran cantidad de libros que hablan sobre las emociones, sobre el colegio, la familia, de ir a dormir y un montón de cosas más. Los libros están recomendados para niños y niñas de 3 a 6 años. En este link podéis encontrar todos los libros: http://www.boolino.es/es/libros/coleccion/sentimientos/



5. Toni y Tina (Editorial Almadraba): Como en el punto anterior, los personajes de estos cuentos también son conejos. En este caso, hay un libro por cada emoción básica y puedes encontrarlos con un peluche de los personajes para jugar durante la historia o en cualquier otro momento. Estos libros tienen orientaciones para guiar al adulto en diferentes formas de trabajar las emociones. La edad recomendada es de 3 a 6 años y ha sido creada bajo el asesoramiento de expertos del Hospital Sant Joan de Déu.

Mi hijo grita aterrorizado por la noche


¿Te has despertado alguna vez porque tu hijo o tu hermano pequeño ha gritado desconsoladamente en mitad de la noche? Si es así, imagino que habrás sentido miedo y preocupación. Pues bien, tengo una noticia que te gustará. Eso que le ocurre son terrores nocturnos y no producen malestar en quien lo padece aunque pueda parecer todo lo contrario.   
 
Los terrores nocturnos son un tipo de parasomnia (trastorno de la conducta durante el sueño) diferente de las pesadillas, el sonambulismo y el bruxismo (rechinar los dientes de forma repetitiva, rítmica y haciendo bastante ruido).
Los terrores nocturnos son despertares bruscos que se producen, generalmente, durante el primer tercio del episodio de sueño mayor y se inician con un grito de angustia. Aparecen signos de activación vegetativa de carácter intenso como, por ejemplo, taquicardia y sudoración. El niño que está en medio de un terror nocturno, no se calma aunque los demás familiares intenten tranquilizarle.
Un aspecto muy representativo de los terrores nocturnos y, además, tranquilizador para los familiares, es que el niño no es consciente del episodio a pesar de que se muestra tan intenso y tampoco recuerda al día siguiente lo ocurrido, por lo que no sufre en ningún momento. Ni durante el episodio, ni al día siguiente.
¿Por qué ocurren?
Los terrores nocturnos se dan por la falta de madurez del Sistema Nervioso Central (SNC), lo que hace que el paso a las diferentes fases del sueño no se produzca con suavidad. La hiperactivación del SNC suele tener causa genética en el 80% de los casos. Los niños que padecen terrores nocturnos, suelen tener parientes que también los han experimentado o que han padecido sonambulismo. El rango de edad donde los terrores nocturnos se dan con mayor frecuencia oscila entre los 4 y los 12 años, siendo más propensos los niños que las niñas.
Además de la causa principal de carácter neurológico, los terrores nocturnos se suelen dar en niños que estaban muy cansados, estresados o estaban enfermos. Que estaban iniciando una medicación nuevay en aquellos que dormían en un nuevo entorno o lejos de su casa.
¿En qué se diferencian los terrores nocturnos de las pesadillas?
Durante las pesadillas, el niño sueña con imágenes (por eso las recuerda) y se despierta en la fase del sueño paradójico en la última mitad de la noche. Por el contrario, el terror nocturno ocurre durante la fase IV, donde no hay sueño con imágenes y se da durante las primeras horas de la noche (dos a tres horas después de que el niño se duerma).
Las pesadillas se pueden recordar con detalle mientras que los terrores nocturnos, como ya os he dicho, no se recuerdan.
Cuando se están teniendo pesadillas,el cuerpo experimenta pocos cambiosque reflejen ansiedad. Por otro lado, en el terror nocturno se dan muchos cambios (taquicardia, sudoración, temblor, etc.) y ansiedad intensa.
En las pesadillas no se suele decir nada, ni gritar, ni hacer movimientos mientras que en los terrores nocturnos, el niño grita con pánico y puede manifestar movimientos repetitivos como, por ejemplo, agarrarse a la almohada.
Cuando el niño con pesadillas se despierta, está totalmente consciente y bien orientado. Por el contrario, un niño que ha manifestado un terror nocturno y se despierta, puede no responder a los intentos de calmarlo y estar algunos minutos confuso y desorientado.
Es por estas características tan intensas por lo que suele preocupar a los familiares. Pero insisto, no hay que preocuparse, quien los padece no sufre con ellos. En todo caso, el niño sufre por los motivos que los han desencadenado si son a causa de cansancio extremo o ansiedad.
¿Qué podemos hacer ante los terrores nocturnos?
A pesar de la impotencia que pueda generar en los padres el oírle gritar y no poder hacer nada, lo mejor es esperar a que pase y no despertarle. Si se le despierta, se desorientará, se sentirá confuso y le costará más volver a dormirse. Es aconsejable que los adultos se limiten a asegurarse de que no se hace daño durante la agitación del terror nocturno. 
Los terrores nocturnos no tienen tratamiento, puesto que se parte de la base de que remitirán cuando el SNC madure con el tiempo. Algo que los familiares sí pueden hacer para reducir su aparición es:
·       Reducir el estrés del niño o trabajar emocionalmente con él si se considera que hay un problema concreto que provoque la ansiedad.
·         Fomentar la higiene del sueño estableciendo una rutina tranquila antes de irse a dormir.
·         No permitir que el niño se canse demasiado acostándose tarde.
Aunque los terrores nocturnos no suponen una preocupación excesiva, los padres pueden llevar al niño al pediatra ante sucesos repetidos. Quizá necesite una valoración de los especialistas del sueño.

Mitos y realidades de las Altas Capacidades


En otras ocasiones os he hablado de forma introductoria sobre las personas con alta capacidad. Si os perdisteis ese post y estáis interesados, podéis acceder a él pinchando aquí.  Hoy me voy a centrar en los mitos que rodean a las personas con alta capacidad y las necesidades reales que tienen.

MITOS
Triunfan académicamente y en todas las áreas
Avanzan solos y no necesitan ayuda
Estos niños y adolescentes necesitan terapia 
Es fácil detectarlos y es suficiente con saber que tienen un CI mayor de 130
La estimulación les puede perjudicar
Tienen problemas para relacionarse con los de su edad
Son inestables y triunfan en lo académico pero tienen un déficit en habilidades sociales 
Se aburren en clase
Hay más niños que niñas con alta capacidad
Hay más altas capacidades en familias de nivel sociocultural alto que bajo
NECESIDADES
Necesitan que les aceptemos como son, tanto con sus aciertos como con sus errores los cuales también cometen.
Es importante que los profesionales trabajen a la vez el área cognitiva, social y emocional. Es aconsejable que no nos centremos únicamente en el área académica.
Necesitan profundizar en una visión positiva de sí mismos incluyendo sus fortalezas y sus debilidades.
Conocer las ventajas y desventajas de ser una persona con alta capacidad.
No frenar sus ganas de aprender y aportar lo que sabe tanto en clase como en familia y con los amigos.
Lograr un equilibrio entre sus capacidades y exigencias sociales. No debemos exigirles hasta frustrarlos. A pesar de su interés y potencial, no dejan de ser niños y adolescentes que quieren jugar o salir con sus amigos.
Ofrecerle la oportunidad de relacionarse con otras personas con las que comparta aficiones e intereses.

El dolor de espalda en niños

La colaboración de este mes es de Tamara, fisioterapeuta con gran experiencia que ha querido compartir esta publicación tan interesante y tan realista en el blog.
 
 

“Actualmente nuestros hijos sufren alteraciones en sus espaldas durante el desarrollo escolar  debidas principalmente al peso de mochilas escolares, malas posturas adoptadas tanto en casa (comiendo en la mesa, en el sofá, delante del ordenador, etc.) como en la escuela (delante del pupitre) y muchas veces por la falta de actividad física moderada.

Los datos que detallo a continuación reflejan la realidad de los escolares y como las patologías de espalda van en aumento:

El dolor de espalda en los niños puede localizarse a nivel cervical, torácico o lumbar, en ocasiones irradia hacia los hombros y las nalgas y sólo en raras ocasiones se irradia hacia las extremidades.
Su frecuencia aumenta con la edad: lo presentan un 10% de los niños de 10 años y su frecuencia aumenta hasta un 70% al final del crecimiento (16/18 años).

Numerosos trabajos han intentado relacionar el dolor de espalda en niños y adolescentes con el peso de las mochilas. Estudios transversales con gran número de alumnos han encontrado que los niños que transportan las mochilas escolares con un peso excesivo tienen entre un 1.6 y un 3.4 veces más de dolor de espalda que el resto.

El escolar en su mochila debe transportar el 10% de su peso, lo que quiere decir que, por ejemplo, un niño que pese unos 35kg no debe llevar más de 3.5kg de peso en su mochila. La carga debe estar distribuida con lo que las mochilas con varios departamentos son mejores ya que distribuyen la carga. Los tirantes deben ser anchos y acolchados. Y la mochila no debe ser más grande que el torso del niño.

Deben sentarse erguidos, con la espalda recta, sin cruzar las piernas y con flexión de rodilla y cadera de 90 grados.

Todo esto son recomendaciones que damos para la prevención de las lesiones en la espalda de los niños pero uno de los mayores problemas que se presentan hoy en día en nuestra sociedad, y en particular nuestros hijos, es que no existen muchos programas que traten sobre hábitos posturales inadecuados, que van a constituir uno de los agentes fundamentales en las alteraciones sufridas por el raquis durante el desarrollo en el escolar, ya que día a día van en un increíble aumento, porque no existen programas de hábitos de higiene postural a adoptar en las escuelas. Es decir que cuando el escolar está en una etapa de crecimiento y hay una desalineación de la columna va a haber una debilidad de la musculatura vertebral donde diversas estructuras se van a ver afectadas a tensiones excesivas que en ocasiones generan mucho dolor en el escolar.

El escolar realiza la mayor parte de sus actividades en posición de sentado, leyendo, estudiando, escribiendo, frente al ordenador, por lo que es de gran trascendencia que la postura que adopte sea la correcta, una postura viciosa, fatiga y a la larga puede producir daños.

Es frecuente observar malas posturas que van adquiriendo el alumnado al sentarse, agacharse, andar, etc., y el gran peso que transportan a diario en sus mochilas, carteras y carritos, de forma inadecuada en la mayoría de las veces, esto hace que cada vez surjan más alteraciones de la columna vertebral relacionadas con actitudes y hábitos posturales erróneos de los escolares. También el sedentarismo y la creciente obesidad infantil afecta directamente al estado de las articulaciones y a la espalda.
Así el hecho es que los hábitos posturales pueden ser educados de forma correcta, o más fácilmente corregibles cuanto más precozmente se actúe, hacen que actuaciones de educación postural a estas edades resulte muy beneficioso para ellos a lo largo de su vida.

Dadas las incidencias encontrada en las diferentes patologías, se recomienda practicar rutinariamente ejercicios de espalda donde se va a fortalecer los grupos musculares posturales que contribuyan a obtener una correcta disposición del raquis y aseguren un crecimiento armónico de todas las estructuras que consolidan la columna vertebral en los niños pues su corrección en etapas tempranas evitará consecuencias en el desarrollo físico y psico-social del paciente adulto.
 
 

 

Escuela de espalda

La Escuela de Espalda proporciona a los niños los conocimientos y habilidades necesarias que les permitan alcanzar y mantener un óptimo estado de salud para su espalda, evitando la aparición de nuevos episodios dolorosos, que incrementen el riesgo de cronicidad o incapacidad.

Esta escuela de espalda es impartida por mí, una fisioterapeuta experta en pilates terapéutico con conocimiento extenso del tipo de patologías que sufren los niños y de los tipos de ejercicios que más se adecuen a cada patología.

 

 

Tamara Cerón

Fisioterapeuta experta en Pilates Terapéutico

Nº Col. 2944”

 

Para consultas, podéis llamar al 654842537 o enviar un correo a: tam.ceron@gmail.com