RESEÑA DEL MES: ÉRASE DOS VECES LA RATITA PRESUMIDA (BELÉN GAUDES Y PABLO MACÍAS)

Érase dos veces la ratita presumida, es otro libro de la gran colección “Érase dos veces” que ya reseñé en otra ocasión con Érase dos veces Cenicienta

 

Sinopsis

La ratita presumida es un clásico donde una ratita es castigada por ser coqueta, frívola y poner condiciones a sus pretendientes. En nuestra versión, vamos desmontando todas las cosas que se supone que una chica debe querer: un hombre que la mantenga, tener hijxs… Y el final ¡tiene sorpresa! Queremos dar un paso más allá en la defensa de la diversidad, de una forma natural y sencilla.

“Érase dos veces una ratita que vivía en una pequeña casa pintada con los colores del arcoíris. Cada mañana se levantaba, desayunaba un buen tazón de semillas y salía a barrer la puerta de su casa.”

Ratita, que tanto barría y barría porque hacía mucho viento, se encontró una moneda con la que quiso comprarse un lazo y salir a pasear. ¡Madre mía lo que supuso ese lazo! Pero… si solo era un lazo.

A partir de entonces, los animales vecinos tocaban a su puerta para empezar una relación. Pero, desde la visión de esta nueva versión, no eran muy acertados.

Que si cásate conmigo y no tendrás que trabajar fuera de casa con lo delicada que eres, que si cásate conmigo aunque no te conozca porque eres muy guapa, que si cásate conmigo para tener muchos hijos…

Ratita estaba estupefacta, no se lo podía creer. Por lo que quedó con Gato, un amigo con el que tenía confianza y le gustaba hablar porque era diferente a los demás animales del bosque.

Éste le preguntó si querían conocerse mejor e intimar más, pero Ratita también le dijo que no. Esto lo hizo porque resulta que quien le gustaba era…

Aplicación en consulta y en la vida

Este cuento es una idea genial para aquellos que quieran transmitir los valores que incluye dentro de la historia. El hecho de que la ratita se ponga el lazo azul para gustarse a sí misma sin que tenga que ser una “señal” para que los demás intenten casarse con ella, choca con la realidad en la que algunas personas creen que se visten para gustar a los demás o con una clara declaración de intenciones. La ratita se viste para sí misma como un claro ejemplo de autocuidado, autoconcepto y autoestima.

Cuando los animales del bosque comienzan a criticarla sacando deducciones totalmente subjetivas de por qué ha decidido ponerse ese lazo, nos refleja situaciones tan comunes como el dar por hecho el por qué una persona actúa como actúa sin esperarse a preguntarle o, simplemente, dejar de fijarnos en lo que hacen los demás para centrarnos en nosotros mismos.

En los diversos momentos en los que varios animales del bosque le piden a la ratita que sea su pareja, se enseñan valores importantísimos para establecer relaciones románticas seguras e igualitarias. La ratita quiere que le quieran por cómo es su personalidad y no únicamente por su físico demostrando que no es solo un cuerpo bonito. Además, quiere sentirse libre trabajando en lo que le gusta y quiere decidir si es madre o no con su propio criterio y no porque se lo impoga la sociedad.

También se expone la idea de un buen perfil de pareja. Pareja no es quien te compra cosas o te dice que eres guapa/o. Según el cuento, pareja es quien te escucha, te respeta y te acompaña en el camino.

Por último, también aborda temas como la homosexualidad y las familias homoparentales.

Estos valores no son importantes únicamente en la infancia. Es igual de importante en la adolescencia, quienes han crecido con valores de sumisión y estereotipos de género que, a pesar de ser “tiempos modernos” se pueden observar en la actualidad disfrazados de música y redes sociales.

Pensamientos de una adolescente: Consumismo en los jóvenes

Hace poco hice un trabajo de Filosofía en el que teníamos que exponer un problema de la sociedad actual. La verdad que me llevó bastantes días poder seleccionar un problema en concreto, cosa que ya de por sí me hizo reflexionar. Al final acabé hablando del consumismo y me pareció tan
interesante y complejo a la vez que hoy hablaré de esto por aquí (con una opinión más personal, claro).

El consumismo es un problema para la sociedad actual, pero no surge de forma espontánea. Creo que su origen empieza a partir de la publicidad, donde usan imágenes que muchas veces se caracterizan por no mostrar la realidad, pero con las que consiguen llamar la atención del público.

Por ejemplo, en los anuncios de moda siempre salen mujeres altas, delgadas, sin imperfecciones (que se puedan apreciar), súper felices mostrando lo bien que se sienten con sus prendas de ropa. Claro, luego vamos nosotras a la tienda a comprarnos esos maravillosos pantalones (por ejemplo) y cuando nos los probamos, sentimos que no están hechos para nosotras y que solo personas con determinadas características pueden lucirlos. Así que, también la publicidad influye en cómo nos vemos las mujeres, sobre todo.

También me hacen mucha gracia los anuncios de comida. En concreto me gustan los de hamburguesas de restaurantes de comida rápida. Te muestran una hamburguesa que dan ganas de comérsela a cualquier hora del día, que casi brilla de lo perfecta que es. Pero cuando vas a comprarla te encuentras con una que el tamaño, mínimo se ha reducido a la mitad y que la lechuga está más bien fuera que dentro de la propia hamburguesa. En definitiva, la publicidad es la principal fuente para llamar la atención a próximos clientes.


Y el problema no solo se basa en la publicidad engañosa. Vivimos en un mundo donde las presiones sociales son tan altas que somos capaces de lo que sea para ser aceptados/as. Digamos que son una especie de cadenas que tiene puestas la mayoría de la población cegada en el consumo masivo de
productos. Y además, con el desarrollo tecnológico que permite que se produzca el doble de artículos en la mitad de tiempo, hace que la cantidad de productos sea mayor que la que realmente necesita la población.

Sin embargo y por suerte, siguen habiendo personas con la capacidad de liberarse de estas cadenas de las presiones sociales y darse cuenta de cuáles son las verdaderas necesidades del ser humano.

Y aquí es donde empieza la lucha por conseguir las últimas novedades del mercado en el menor tiempo posible. Tanto es “en el menor tiempo posible” que existen las reservas antes de que el propio producto salga a la venta. Y la persona que no lo haya comprado será mirado en muchas ocasiones con superioridad por aquellos que “van a la moda”.

Por ejemplo, he visto como en un grupo de gente de mi instituto uno de ellos enseñaba que se había comprado el último iPhone y otro decía que él aún no se iba a cambiar de teléfono. La respuesta que recibió fue que ya se tenía que cambiar de móvil porque ese era una “piedra” seguido de unas risas que se notaba que al chico no le hacía gracia.

Después de hacer el trabajo que decía al principio y de algunas situaciones y personas que he conocido, llegué a la conclusión de que esta ansia por comprar y estrenar, que supone gastar dinero no estaba al alcance de todos por motivos de recursos económicos.

Por lo tanto, ¿podríamos estar hablando del consumismo como una nueva forma de jerarquizar a la sociedad?

*Colaboración de Cristina, adolescente con muchas cosas que decir.

RESEÑA DEL MES: SUPERNIÑOS (Anya Damirón y Pablo Pino)

SuperNiños es un cuento publicado de manera independiente por la colección de cuentos infantiles dominicana Lucia’Stories. Escrito por Anya Damirón e ilustrado por el ilustrador argentino Pablo Pino.

 

Sinopsis

Cambiemos la manera de ver las discapacidades! Hay un superniño dentro de cada uno de nosotros, solo tenemos que ver el lado positivo. ¿Te atreves a descubrirlo? Un alegato contra la discriminación que nos recuerda que todos tenemos alguna capacidad que nos hace extraordinarios.

 

Videocuento

 

Aplicación en sesión

SuperNiños es un libro de superhéroes diferentes porque, como bien dice esta historia, “los superhéroes no solo tienen una gran habilidad, sino que también tienen miedos e inseguridades y, sobre todo, algo que los hace débiles y les diferencia de los demás. Y es esa mezcla lo que realmente les hace especiales.”

Estos son los verdaderos héroes. De igual forma que ser valiente no significa no tener miedo sino tener miedo y afrontarlo.

Este libro no solo es aconsejable para trabajar la integración de la diversidad. También nos puede ayudar para trabajar aquellas cosas que nos resultan difíciles, pero podemos conseguir gracias al esfuerzo que realicemos.

Además, acerca los “súperpoderes” a la vida de los niños ya que no están basados en la fantasía. La súperfuerza, la súpervelocidad y la súperinteligencia dejan paso a habilidades como pintar con los pies, tocar el piano, jugar al baloncesto sin mover las piernas, caminar con los ojos cerrados…

Gracias a que el protagonista intenta reproducir todas las súperhabilidades de sus amigos, le acerca a su día a día y fomenta su empatía. Porque no hay nada mejor que ponerse en los zapatos de otra persona para entenderlos y alejarnos de los sentimientos de compasión.

Este libro, además de entretener y trabajar aspectos curriculares como la lectura, la atención y la comprensión, fomenta los valores que tanto necesitamos como sociedad desde que somos bien pequeños.

 

Y vosotros… ¿Habéis descubierto vuestro súperpoder?

 

BATALLAS CORRIENTES: Kárate, beneficios físicos y mentales para pequeños y grandes

Marco es informático y vive en Madrid, aunque su lugar natal es San Vicente del Raspeig (Alicante). También es cinturón verde y lleva practicando kárate 2 años. Tras este tiempo, ha podido observar las consecuencias que el kárate ha tenido en su cuerpo y en su mente. Hoy nos transmite su experiencia.

¿Qué es lo que te impulsó para empezar a practicar kárate?

Hola Mónica, pues te cuento. De pequeño, cuando iba al colegio, hice un año de kárate como actividad extraescolar, lo típico que te apuntan tus padres para que hagas algo al salir del cole, haces ejercicio y además te sirve para aprender a defenderte. Pero bueno, pasé al instituto y lo terminé dejando.

Y ya hace dos años, un compañero del trabajo me comentó que el entrenaba kárate y me invitó a probar una clase con él, y siempre he tenido esa inquietud de no haber continuado.

Pues bien, fui, y me enganché.

 

El entrenamiento en kárate supone también un entrenamiento en determinados valores. ¿Cuáles son esos valores?

Mis maestros han aprendido del maestro japonés Yamashita, por lo que en nuestro grupo practicamos el estilo tradicional de kárate de la Goju-Ryu. Por lo que, estos valores se pueden explicar en una lista de preceptos llamado Dojo-kun:

  1. Sentirse orgullo de practicar el espíritu de la Goju.
  2. Debemos practicar la cortesía.
  3. Ser rápidos y aprovechar la oportunidad.
  4. Debemos ser pacientes.
  5. Mantener el espíritu de combate del Kárate-do.

Estos valores debemos aplicarlos tanto en el tatami como fuera de el en el día a día, los voy explicando. El primer punto se explica por sí mismo, aunque no es solo sentirse orgulloso de practicar este estilo, si no sentirse orgulloso de uno mismo por ser quien se es.

La cortesía y el respeto no lo practicamos solo con nuestros maestros, si no con el resto de compañeros más experimentados o más noveles. Y como digo, fuera del tatami debemos ser respetuosos con todo el mundo, nuestros mayores y la gente que nos necesite.

Los puntos tres y cuatro parecen contradecirse, pero se complementan perfectamente. Debemos ser pacientes, no podemos tenerlo todo en el momento y cuando queramos, cada cosa nos llega a su debido tiempo. Pero una vez nos llegue, es cuando debemos ser rápidos y tomarlo sin dudarlo.

Por último, el quinto punto es donde nos dice que apliquemos estos puntos en nuestra vida cotidiana. Tenemos que interiorizarlos, y estemos donde estemos, y hagamos lo que hagamos, nunca rendirnos y darlo todo.

 

¿Qué beneficios crees que has obtenido con la práctica de esta disciplina?

Hay dos piezas fundamentales que se entrena, el cuerpo y la mente… me explico. Como actividad física que es, he notado mejorías en lo que al cuerpo se refiere, he perdido peso, tengo un mayor tono muscular, mejor fondo y resistencia. Además, un tema que cuesta mucho al principio es en una técnica dada intercalar la izquierda con la derecha, por ejemplo, si empezamos por la izquierda (defensa mano izquierda retrocediendo pierna derecha, golpe puño derecho avanzando pierna derecha), por la derecha se invertiría el juego de manos y de pies (defensa mano derecha retrocediendo pierna izquierda, golpe puño izquierdo avanzando pierna izquierda); esto obliga a trabajar ambos hemisferios del cerebro en una situación de actividad física.

Todo lo anterior, te lleva a un entrenamiento mental que uno mismo no es consciente del todo. Mejoría en la concentración ya que cada acción que damos va precedida de un golpe de voz, sea haciendo abdominales o un kata. El kárate nos obliga muchas veces a tomar la decisión acertada en muy poco tiempo en situaciones físicamente estresantes, con lo que por ejemplo en el trabajo, he notado que pienso los problemas de una forma más templada y razonada, me ha ayudado a controlar mis nervios y gestionar el estrés. También mejora la memoria a corto y largo plazo, en mi último examen de cinturón tuve que recordar una serie de seis movimientos sobre la marcha; y después todos los katas nuevos. Y por último creo, y muy importante, es la confianza en uno mismo. Aunque crea que esté perdido o esté confundiéndome, tengo que creer que lo que hago sea correcto, a menos que mis maestros me corrijan, claro.

 

¿Has oído alguna vez algún comentario sobre kárate que sea un mito extendido entre la sociedad?

Pues la verdad es que sí, hay bastantes mitos… Mucha gente piensa que estamos continuamente pegándonos, que tiene un carácter violento. Pero, todo lo contrario, lo que aprendemos nos sirve para defendernos a nosotros mismos y a los que nos rodean. Nuestros katas empiezan siempre con una defensa, por lo que nunca buscamos la confrontación directa.

Por supuesto que, en una situación de violencia física, con mayor o menor destreza, sabemos desenvolvernos. Y sabemos que a una persona “normal” le podemos hacer mucho daño. De hecho, estamos federados, con lo que ante la ley somos armas blancas y debemos de tener mucho cuidado.

El Karate-Do dicho en japonés significa “Camino de la mano vacía”. Vacía, pero de malas intenciones. Cuanto más entrenamos más humildes somos, tragamos el orgullo y menos problemas buscamos. Mis maestros dicen, “La pelea que ganas, es la que no haces”.

Otro mito… Se dice que es algo para hombres donde las mujeres apenas se manifiestan o tienen cabida. Si bien es un arte marcial japonés, muy machista y clasista por su tradición e historia… ¡Todo lo contrario! Sigo muy activamente a Sandra Sánchez (@sandrasankarate), karateka de metro y medio de estatura, pero llena de poder y arte. Es reconocida como la mejor karateka de la HISTORIA en la modalidad de kata.

Además, mi compañera de karate Belén, se esfuerza como el que más y muchas veces resulta como la que más agallas tiene.

 

¿Crees que hay una edad concreta en la que sería más adecuada empezar a entrenar kárate?

Yo empecé a entrenar con 24 años, pero cualquier edad es buena. De mi grupo soy el más joven, y sin embargo tengo compañeros que empezaron cuando tenían más o menos sus 30 o 40 años, o incluso más jóvenes que yo.

Pero lo ideal como todo es desde bien pequeño. Cuanto más joven se es, más fácil se asimilan nuevos conocimientos, los niños son como esponjas. Y, sobre todo, aprenden una serie de valores y disciplina que les ayudará en su desarrollo, les ayudará a forjar un carácter y una personalidad única.

 

¿Qué es para ti lo más difícil de esta disciplina?

Para mí lo más difícil no es dar por ejemplo una patada giratoria con un salto mortal… Por muy inverosímil que sea la técnica, con la práctica y el esfuerzo continuo terminará saliendo. Esto es lo difícil, ser una persona dedicada y comprometida, no rendirse nunca, mostrar empeño y darle continuidad… eso es muy difícil muchas veces. Hay veces que siento que no avanzo, que esto que hago cuesta mucho y que no valgo, pero es entonces cuanto más esfuerzo.

 

¿Qué es lo que más te gusta?

Sin duda alguna, mis compañeros. Me recibieron con los brazos abiertos y me sentí uno más desde el principio. Siempre que los he necesitado han estado para mí, y yo estoy para ellos. Son mi familia.

Aunque he de confesar que también me gusta exponer los moratones al terminar de hacer endurecimiento o combate con los compañeros. Siento cierto orgullo con ello.

 

¿Qué es el kárate para ti?

El kárate como yo lo entiendo, no es un deporte. Es un arte marcial. Tiene un punto, un significado, que va más allá de lo puramente físico y la competición. Es una filosofía y un estilo de vida que estoy adaptando a mi día a día.

El día que falto a entrenar, siento que es un día que he perdido. Cuando entrenamos, empezamos y terminamos con un momento de meditación. Ahí, todos nuestros problemas personales y laborales los apartamos y los dejamos fuera de nuestra mente. Es un momento de desconexión con la realizad que utilizo para “sanarme” mentalmente.

 

Actualmente, se conocen más casos de menores que hacen kárate que en el caso de los adultos. ¿A qué crees que es debida esta diferencia?

Pienso que muchos padres apuntan a sus hijos a clases de kárate, porque piensan que es una actividad física, aprenden a defenderse y de más. Eso es totalmente cierto, lo que muchos no saben es que están siendo educados, aprendiendo un arte marcial basado en la disciplina y el respeto. Con lo cual, considerando como evoluciona la sociedad hoy en día, que una persona haya aprendido un arte marcial desde pequeño, en su edad adulta le implicará una serie de ventajas en lo personal y profesional.

Por otro lado, muchos adultos creen que el kárate solo se puede empezar a aprender desde pequeño, y están totalmente equivocados. Hay muchas escuelas de distintos estilos que son para adultos, donde cada uno puede empezar desde cero e ir avanzando a su ritmo, la edad no es un impedimento.

 

¿A quién le recomendarías hacer kárate y por qué?

¡A todo el mundo! Sea desde bien pequeños (mi compañero David da clase a niños y los más peques tienen 4-5 añitos) o ya de adultos (en mi grupo vamos de los 26 a los 60 y pico). No importa la condición física, cada uno hace lo que puede, ni mejor ni peor. El mérito está en el sudor y esfuerzo que le ponga.

Creo que quien haya llegado al final de la entrevista, tendrá ya un por qué para empezar a entrenar karate o cualquier otro arte marcial. Ya sea porque tenía un concepto equivocado de lo que es, o porque quiere mejorar físicamente o aprender autodefensa.

 

 

Para ir terminando, querría agradecer a mis maestros Ricardo, Alfonso y Tomás por enseñarme todo lo que estoy aprendiendo, por confiar en mí y poder contar con ellos.

También darte las gracias a ti Mónica por haberme dado la oportunidad de hacer esta maravillosa entrevista. Te deseo lo mejor 🙂