Patios y Parques Dinámicos

Hola de nuevo después de unas vacaciones de verano en las que el ocio ha fluido a un nivel bastante alto. Y es que, como ya sabéis, divertirse es muy importante. Es por esto por lo que he querido empezar “la vuelta al cole” del blog con un tema muy relacionado con la diversión.

Durante el primer trimestre escolar (de septiembre a diciembre), estaré junto a mi compañera trabajando en los colegios de Almoradí y Heredades (Alicante) con lo que se denomina “Patios y Parques Dinámicos” ¿Sabéis lo que es?

Éste término lo acuñó Gey Lagar para trabajar por la inclusión social de personas con TEA en los patios y recreos de los centros en los que se encuentran. Transformado así el recreo en un espacio de participación y aprendizaje significativo para todos los alumnos.

¿En qué consiste?

Consiste en fomentar el juego inclusivo entre todos los niños de la clase teniendo en cuenta las necesidades específicas de algunos alumnos con TEA como pueden ser los pictogramas, las explicaciones claras y sencillas, las delimitaciones espaciales, el aprendizaje de esperar los turnos, saber ganar y perder en cada juego…

Con esta metodología, tanto los alumnos con autismo como los neurotípicos pueden involucrarse en los mismos juegos favoreciendo la inclusión y, por consiguiente, reduciendo la posibilidad de acoso escolar puesto que se crea un espacio de convivencia y respeto en torno al juego.

¿Para qué edades?

Este proyecto se puede realizar tanto para Educación Infantil como para Primaria y Secundaria. Por nuestra parte, nos centraremos en Educación Infantil como paso previo al resto de edades.

 

¿Por qué empezar la inclusión en los patios de los colegios?

Como es bien sabido, el aprendizaje mediante el juego es una forma excepcional para su interiorización y generalización. Los niños se divierten mientras aprenden sin darse cuenta, lo que les hace integrar toda la información en un mismo bloque y aprenden cómo se juega, con quién pueden jugar (con todos) y cómo pueden hacerlo de forma divertida.

Además, los patios de los colegios suelen convertirse en el primer lugar de socialización grupal, junto a los parques, de los niños y niñas de menor edad. Si los menores aprenden que en el recreo pueden jugar todos juntos independientemente de su personalidad, su físico o su género; será más fácil que lo extrapolen al resto de situaciones sociales con el paso de los años.

 

¿Cómo se puede conseguir que, una vez finalizado el proyecto, no vuelva todo a su estado anterior?

Para ello, el proyecto de Patios y Parques Dinámicos cuenta con la participación de dirección y el claustro de profesores, quienes estarán formados para mantener esa estructura colectiva aun habiendo finalizado el proyecto.

 

Un patio de colegio es un lugar bullicioso, nada estructurado, en el que no hay cabida para la anticipación de los hechos, prima el contacto físico, las conversaciones son rápidas y difíciles de seguir y, generalmente, nadie explica cómo se juega a un determinado juego ya que o se sabe ya o se aprende sobre la marcha y con la práctica.

Al niño o niña con TEA se le debe dar la opción de participar en esos momentos de ocio compartido, y para ellos se le deben dar herramientas sociales, se le debe entrenar en juego. (Patios y Parques Dinámicos, Gay Lagar)

 

Y es que, tal y como afirma Gey lagar: “Ya sea en un parque, en un lugar de ocio infantil, en una fiesta de cumpleaños, en una tarde de sábado con amigos, en un día en la playa… Cualquier niño o niña tiene y debe disfrutar y jugar con sus iguales. Los niños y niñas con TEA pueden tener dificultades sociales pero esas dificultades se minimizan con ayuda y con herramientas adecuadas que les ayude a entender cómo y para que se juega. Trasladar el método y las herramientas de los Patios Dinámicos a otros contextos es tarea fácil. La metodología específica, las Fichas de Juego Visuales y los apoyos visuales específicos, son los mismos.”

 

 

RESEÑA DEL MES: ¿Quieres conocerme?

El cuento que os enseño hoy se titula ¿Quieres conocerme? Escrito por Carmina del Rio y editado por Salvatella.

El personaje principal es quien narra la historia en primera persona. Este cuento nos habla de un niño: sus gustos personales, su forma de actuar, sus puntos fuertes y las cosas en las que puede mejorar.

Quien nos habla, nos cuenta que siente las emociones de una forma muy intensa, tanto las emociones agradables como las desagradables.

También le cuestan las actividades de hacer deporte y tareas que, a simple vista, pueden parecer

fáciles como el fatigoso tema de cambiarse de ropa. ¡Nunca coinciden sus botones!

Se lía un poco a la hora de jugar con juegos reglados y a veces no entiende los dobles sentidos de algunas personas. ¿Será una broma? ¿Lo dirá en serio?

Pero el personaje de este cuento no necesita únicamente mejorar determinados aspectos. También se le da muy bien recordar información que le apasiona como la Geografía y las Naturales, así como el cálculo en Matemáticas. Se podría decir que es el mejor de la clase con los números. Le apasionan los dinosaurios y es un niño muy organizado. ¡Siempre cumple sus rutinas!

Si os soy sincera en su totalidad, he ocultado el subtítulo del cuento. El título completo es “¿Quieres conocerme? Síndrome de Asperger”. Si lo hubiera puesto desde el principio, un porcentaje de personas no habría leído el post. Otro, habría entrado pero quizá lo dejaba de leer por pensar que no conoce a nadie con Asperger ni sus peques tienen amigos diagnosticados. Pero, ¿por qué? Los cuentos generales y los específicos de algún tema son igual de válidos en la diversión de los niños y niñas y en su educación en valores. No es necesario tener un/a amiguito/o Asperger para poder empatizar, aprender y disfrutar de una buena lectura. Pero, si además se da esa situación, es un muy buen recurso para que se acerquen, se entiendan y se comuniquen.

Aplicación en sesión

Este cuento va dirigido a los niños y niñas sin Síndrome de Asperger que quieran entender más a los niños como el personaje de esta historia. Al final del cuento, el libro contiene una tabla en la que se dan pautas sobre cómo actuar en diversas situaciones para ayudar los niños de este colectivo. Qué hacer si está solo/a en el patio, si no entiende un juego, si se pierde en una conversación, si habla todo el rato de un mismo tema…

Aun así, a mí este cuento me encanta para acercarme más a los niños y niñas con Asperger, tanto si tienen diagnóstico como si no. Se puede jugar a ver los parecidos y diferencias con el personaje, qué cosas les ocurren igual que las que pasa en el cuento o situaciones parecidas… De esta forma, aprenden a saber cómo funcionan de forma introductoria, se ven reflejados, se identifican y entienden que hay más personas que se parecen a ellos/as.

Porque… ¿a quién no le gusta verse reflejado en el personaje de un cuento?