Pensamientos de una adolescente: ¿Qué nos preocupa en la adolescencia?

“Este mes me apetecía escribir sobre las preocupaciones o situaciones que nos pueden agobiar, que normalmente tenemos los adolescentes.


Por una parte, una de las cosas que más nos agobia es pensar en el futuro. Desde que empezamos la ESO, todos los profesores empiezan a hablarnos de carreras universitarias, bachillerato, notas, responsabilidad, horas de estudio… Y en esta etapa empiezas a reeplantearte qué vas a querer hacer o a qué vas a querer dedicarte el resto de tu vida. Y, en muchas ocasiones, nadie tiene claro qué es lo que le gustaría hacer porque no encuentra una carrera en la que se sienta a gusto. En este caso, creo que los centros deben tener otro enfoque hacia el futuro de los alumnos. Por ejemplo si informaran de que no hace falta ir a la universidad para tener cierto título, sino que mediante un ciclo formativo también puedes tener otras opciones para tener trabajo, posiblemente los alumnos no se agobiarían tanto pensando en que si no van a la universidad, no podrán tener opciones a conseguir trabajo.

En cuanto al tema de la universidad, que es al que me quiero enfrentar yo, creo que el sistema educativo que tenemos no nos ayuda en absoluto a disfrutar de nuestra época de aprendizaje y hacen que los alumnos pensemos más en la nota que en lo que deberíamos estar aprendiendo. No me parece justo que para acceder a una carrera tengas que tener una nota exacta. Me refiero a que si una persona quiere estudiar una carrera cuya nota de corte es 9’85, pero ha obtenido en las pruebas de acceso un 9’5, esta persona no pueda hacer la carrera que le gustaría y tiene que hacer otra en la que no se sienta cómodo/a. Estas situaciones son las que provocan un descontento general durante la época de bachillerato, en la que durante dos años tienes que dedicar la mayor parte de tu tiempo estudiando para conseguir las notas más altas y poder ir a la universidad y estudiar aquello que quieres.
Hay otros casos en los que la carrera que se quiere elegir no requiere una puntuación muy alta y, por lo tanto, la ansiedad durante estos años no es tanta, pero los alumnos también pensamos en las salidas laborales de lo que queremos estudiar y cuando piensas en ello y ves la situación de desempleo en la que muchas de las personas con estudios, másters etc. se encuentran… sientes que no vas a sobrevivir haciendo lo que te gusta. Posiblemente esto no sería así, si en los institutos los profesores u orientadores hablaran con los alumnos sobre cómo enfrentarse al futuro laboral en vez de hablar sobre la importancia de la nota de selectividad.

Dejando de lado una de las situaciones que más nos agobia a los adolescentes, hablaré de otra que tiene relación con la anterior y a la que también le damos mucha importancia. Se trata de las relaciones sociales. Por lo general, a todas las personas nos gusta relacionarnos con otros y compartir el tiempo con gente con la que nos sentimos cómodos/as, pero sobretodo en la adolescencia estas relaciones son muy importantes y cuando estas nos decepcionan, parece que hemos perdido una parte de nosotros que era muy importante.

Es en esta etapa, la adolescencia, en la que te das cuenta de que los amigos del cole dejan de serlo o quedan muy pocos, que las nuevas personas a las que conoces y que puedes considerar tus amigos, por una razón u otra acaban separándose de ti o, incluso, que tu mejor amiga/o deja de hablarte de un día para otro. Entonces es cuando sientes que puedes confiar en poca gente y te da miedo que los que se acercan a ti lo hagan por interés propio y cuando ya no te necesitan, simplemente pasan a formar parte del pasado. Esto,  muchos adultos lo  consideran como algo natural y sin importancia, pero a veces las cosas más insignificantes (a simple vista), son las que más duelen en una época en la que las emociones fluyen y no se pueden controlar.


Desde mi punto de vista, deberíamos dejar de hablar de trabajo, estudios, política… Y centrarnos más en cómo se sienten las personas que tenemos alrededor, sin infravalorar estos sentimientos que podemos ver como algo sin importancia, pero que puede que para la otra persona sea algo que de verdad le importe.”

*Colaboración de Cristina, adolescente con muchas cosas que decir.

BATALLAS CORRIENTES: Sobreviviendo a Bachiller y Selectividad

Mª Jesús tiene 18 años. El pasado mes de junio se presentó a selectividad y ahora disfruta de unas merecidas vacaciones después de un curso escolar lleno de exámenes y estrés continuo. Mª Jesús nos cuenta su experiencia académica. Una experiencia que vive un gran número de estudiantes en todo el país.

¿Cómo definirías, en tres palabras, tu paso por Bachiller?

Es difícil definir esta etapa en tan solo 3 palabras, ya que en mi caso han sido 3 años e intensos, pero me quedaría con que ha sido una etapa muy exigente, estresante y difícil de llevar.

 

¿Cómo has vivido la experiencia de encontrarte en 2ºde Bachiller con todo lo que eso conlleva?

No diré que ha sido una mala experiencia como pensaba las últimas semanas del curso, ya que han sido unos años duros y  me ha costado bastante llegar hasta el final, pasando por muchas horas de estudio, semanas enteras de exámenes, estrés y nervios,y  días en los que me veía incapaz de seguir adelante, sino que diré que ha sido una experiencia que me ha hecho crecer mucho como persona y darme cuenta de que nada es fácil pero que con esfuerzo todo se puede.

 

¿Qué es lo que te ha parecido más difícil del curso?

Para mi lo más difícil y lo que más me ha costado llevar han sido sin duda los exámenes, no por su propia dificultad, sino por el poco tiempo que teníamos entre ellos, ya que he tenido semanas enteras de exámenes, en las que después he tenido 2-3 días para “descansar” y empezar con otra semana igual o peor, y así durante casi todo el curso de 2º de Bachiller.

Con respecto a las asignaturas que he cursado, para mi las más difíciles han sido Matemáticas e Historia. Han sido dos asignaturas que me ha costado mucho aprobar a pesar de ser las dos para las que más he estudiado, lo que me ha causado mucha frustración durante el curso, ya que no veía resultados tras tantas horas de estudio.

 

¿Y lo más fácil?

Para mi lo más fácil de llevar han sido las asignaturas  que me gustaban y me parecían más interesantes como geografía y economía, ya que se me hacía mucho más ameno estudiarlas y he conseguido mejores resultados con menos esfuerzo.

 

¿Qué herramientas te han servido para aprobar 2º de Bachiller?

Las herramientas que más me han ayudado este curso han sido dos que nunca había utilizado, e incluso este año empecé a utilizarlas algo tarde pero me han sido muy útiles. Estas dos herramientas son la organización y la planificación, y aunque nunca me ha gustado hacerme horarios y planes de estudio, este curso he descubierto que son de gran ayuda y que sin ellos quizás no habría conseguido superar el estrés de los exámenes finales y selectividad, y sobre todo del constante pensamiento de: “no me da tiempo”, “no puedo con tanto”,etc.

Otra herramienta que me ha sido muy útil ha sido ir probando distintas técnicas de estudio hasta encontrar la que mejor me funcionase, que en mi caso ha sido hacer esquemas y resúmenes de todo, las veces que hiciera falta y probando distintos formatos hasta encontrar el que se me hacía más ameno de estudiar.

 

¿De qué manera crees que cursar Bachiller te ha hecho crecer a nivel personal?

Pues la verdad es que aunque no me he dado cuenta hasta una vez finalizado el curso creo que haber cursado bachillerato ha sido una etapa que me ha hecho crecer mucho como persona en varios aspectos.

En primer lugar, de haber repetido 1º de Bachillerato he aprendido que sin esfuerzo nada se consigue y que las segundas oportunidades pueden ser incluso mejor que las primeras, y en segundo lugar, tras haber terminado el 2º curso, he aprendido sobre todo a organizarme, saber controlar mis nervios, tolerar mejor el estrés y sobre todo a tener más seguridad en mi misma conforme iba viendo que cada esfuerzo me recompensaba con un buen resultado.

 

Una vez aprobado, ¿cómo te has preparado la prueba de Selectividad?

Lo primero que hice (incluso antes de saber si aprobaría todo para ir a Selectividad) fue planificar cada dia de los restantes hasta selectividad, dividiendo cada asignatura en bloques y asignándole a cada una el tiempo que creía necesario, y a partir de ahí, estudio y constancia. También he de decir que no se me hizo tan duro como temía, ya que en realidad no era más que un repaso de lo que había estudiado semanas antes para los exámenes finales.

 

Algunas personas creen que la Selectividad es cada vez más fácil. ¿Qué opinas tú de ello? ¿Crees que los exámenes de selectividad son fáciles tal y como dicen?

Yo no creo que cada vez sea más fácil, sino diferente, ya que van variando los temarios y las asignaturas con el paso de los años y los cambios de leyes educativas.

Y con respecto a este año, hablando de la convocatoria de junio que es la que yo hice, los exámenes, a excepción de matemáticas, no me pareció ninguno difícil, sino que incluso me parecieron más fáciles que todos los que había hecho durante el curso. Pero si que es verdad, que durante el curso, he hecho exámenes de selectividad de todas las materias y de distintos años, y siempre te encuentras alguno más dificil que otro, pero en general, no creo que sean difíciles, aunque también es una opinión muy variable según la preparación y el método que haya llevado a cabo el centro donde se haya cursado el bachillerato.

 

¿Qué carrera quieres estudiar? ¿Por qué?

Quiero estudiar el doble grado de Derecho+Criminología. En un principio, desde que estaba cursando 4º de E.S.O  tenía claro que quería estudiar Criminología, para después prepararme las oposiciones para Policia Nacional, ya que es lo que quería desde hace bastantes años, pero poco a poco fui abandonando esta idea, y teniendo en cuenta las pocas salidas profesionales del grado en Criminología, me decidí por este doble grado, ya que Derecho es otra de las opciones en las que estaba pensando los últimos años y además saldré más preparada y con más opciones en el mundo laboral.

 

¿Qué le dirías a un/a alumno/a que ha terminado Educación Secundaria y se plantea estudiar Bachillerato?

Lo primero que le diría es que lo piense bien y no se deje influenciar y haga bachillerato si es lo que realmente quiere. Digo esto porque a lo largo de estos años me he encontrado con bastantes compañeros que no tenían ningún interés por el curso y les ha sido imposible aprobarlo. Bachillerato, y sobre todo 2º, son cursos que requieren mucho esfuerzo, constancia y motivación, cosas que solo conseguirás si estás haciendo lo que de verdad quieres.