Cuando los castigos no sirven de nada

“Le he quitado todo y sigue sin hacer caso”. “Le dejo sin móvil, sin tablet y sin consola y me dice que le da igual. Ya no sé qué hacer”.

A veces se acude a consulta cuando se ha llegado al límite. Al límite con los profesores, al límite con los padres y al límite con los hermanos. Cuando esto ocurre, hace tiempo que la relación con los menores se convirtió en una lucha de poder. Esta lucha solo lleva a escaladas de rebeldía en la que todos los implicados se esfuerzan por imponer lo que cada uno quiere.

¿Qué suele pasar cuando se llega a este límite? Que los adultos quieren soluciones rápidas debido a su sensación de frustración e impotencia, y los menores llegan tan acostumbrados a evitar las responsabilidades que necesitan un mayor tiempo para bajar de esa escalada límite en la que están envueltos.

En estas ocasiones, las demandas de adultos y menores no están, ni por asomo, en el mismo camino. Los padres y profesores desean que se cumplan las normas porque ya no recuerdan cuando fue la última vez que no hubo una bronca. Los menores, por su parte, hace tiempo que dejaron de sentirse comprendidos y escuchados por sus figuras de protección. Unos se sienten ninguneados, los otros se sienten juzgados.

Y, ante esta dificultad de comunicación donde los implicados se encuentran tan lejos unos de otros…, ¿qué podemos hacer? Algo diferente a lo esperado. Algo que rompe las expectativas de padres e hijos.

Los padres esperan que hagan caso a nuestros límites de profesional y sienten un aliado en nuestra parte. Los hijos, por el contrario, nos ven como una amenaza. Como a esa persona externa que no les conoce de nada y les va a juzgar por su comportamiento como el resto de los adultos. ¿Qué hacemos entonces? Lo contrario.

Antes de seguir poniendo castigos que, de momento, no han servido, necesitamos ganarnos al menor. Generar un vínculo con ellos con total confianza. Servir de modelo de figura protectora que les haga sentirse a gusto y seguros para, poco a poco, ir rompiendo esa coraza emocional que muestran en forma de comportamiento problemático.

Ante esto, no todos los padres lo entienden. “¿Por qué sigue sin hacer nada?” “¿Está “toreando” también a la psicóloga?”. Ni mucho menos. Estamos trabajando poquito a poco, de una forma diferente a la que tiene en casa y en clase y con la que no se obtienen los resultados esperados.

“Pero… ¿y qué hacemos los padres entonces? ¿Qué haga lo que quiera?”. No. No se trata de dejar a los hijos que vivan en su anarquía. Podemos dejar a un lado los castigos teniendo en cuenta los límites. Es el momento de cambiar el:

“Si no haces los deberes te quito el móvil”

por

“Si haces los deberes tienes media hora de móvil y si recoges tu habitación tienes media hora más”.

Consiste en poner la norma que queremos que se cumpla desde un lenguaje positivo. Si haces una cosa, te premio con otra. Además, es muy importante que el premio sea lo suficientemente motivador como para que al menor le compense hacer esa norma que le supone tanto esfuerzo.

“¡Pero si solo es hacer la cama! ¿Cómo le va a costar?”. Hacer la cama, no es solo hacer la cama. Poner la mesa, no es solo poner la mesa. Estudiar, aunque pensemos que “es su deber”, no es solo estudiar. Todas estas conductas a realizar, como decía al principio, ya se han convertido en una lucha de poder, en una forma de relacionarse y empieza a ser la forma en la que se crea el autoconcepto como los que se definen diciendo “soy el gracioso de clase” o “soy un liante” y cambiar estas etiquetas, amigos, supone un arduo trabajo de padres, profesores, menores y psicólogos.

Si te gusta, puedes compartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someone

RESEÑA DEL MES: EL ÚNICO RECUERDO DE FLORA BANKS

“Estoy en lo alto de una montaña, y aunque sé que he hecho algo terrible, no tengo ni la menor idea de qué es. Lo sabía hace un minuto o una hora, pero se me ha ido de la cabeza y no he tenido tiempo de ponerlo por escrito, así que se ha perdido. Sé que debo permanecer alejada, pero no sé de qué me escondo.”

Así empieza el prólogo del libro El único recuerdo de Flora Banks, de la autora Emily Barr. Un libro que, a pesar de que su sinopsis nos puede dar a entender que es la típica novela de amor adolescente, es mucho más que eso.

Flora tiene 17 años y sufre amnesia anterógrada. A los 10 años le ocurrió algo terrible que le provocó una lesión cerebral. Desde entonces, no recuerda nada más de dos o tres horas seguidas. Sin embargo, mantiene todos los recuerdos de sus diez primeros años.
La chica de esta historia es valiente e intrépida. Debe poner en orden sus emociones continuamente puesto que, actualmente se siente adolescente pero sus únicos recuerdos le hacen sentirse una niña. ¿Hay mejor metáfora de las dificultades en el autoconcepto que viven los adolecentes? ¿Soy una niña? ¿Soy adulta? ¿Soy adolescente para unas cosas y niña para otras?

Además, se hace especial hincapié en la capacidad de Flora para buscar las herramientas que necesita y sobrepasar sus límites. No se fomenta la pasividad y “el no puedo” o “no sé” que tanto nos incapacita a todos. Ella sabe lo que ocurre, se entera varias veces al día y lo vive como si se enterara por primera vez. Pero, lejos de victimizarse por si situación, se arma de valor y está dispuesta a vivir su vida como ella quiere.

Y por último y no menos importante, a pesar de que la novela aparenta ser la típica historia de la chica que lo deja todo por un chico, todo se queda en eso. En una simple apariencia. Al final, el libro nos da una lección de cómo se pueden perder personas a las que queremos por priorizar una historia de amor o de cómo podemos conseguir nuestros objetivos independientemente del ámbito de la pareja.

 

Aplicación en sesión

Dada su longitud, este libro lo recomiendo para leerlo fuera de la consulta a cualquier persona que se encuentre entre los 13-20 años. Nos acerca a los problemas que existen y la sociedad no nos cuenta, como es la amnesia o cualquier lesión cerebral. Nos enseña a ser proactivos y salir hacia delante tal y como somos, con nuestros puntos fuertes, pero también con esas cosas que nos cuestan más y que todos tenemos. Nos enseña que la sobreprotección no es la mejor opción, aunque a veces nos convenzamos de lo contrario. Y nos enseña que las mujeres no necesitamos de un hombre para ser lo que queramos ser.

Si te gusta, puedes compartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someone

Pensamientos de una adolescente: Soy más que un boletín de notas

En este post, Cristina nos hace darnos cuenta de cómo los adultos podemos comportarnos con los menores sin darnos cuenta. De cómo nos relacionamos con ellos y de lo que sienten al respecto. ¿Cuántas veces les preguntáis a los niños y adolescentes por sus notas? ¿Cuántas veces les preguntáis por sus amigos/as, por lo que han hecho el fin de semana o por la última película que han visto?

 

 

“En este post, me gustaría hablar sobre esas personas cercanas al estudiante, que le dan demasiada importancia a las notas aún no siendo ellos los que tienen que sacarlas.

Estas personas pueden darle demasiada importancia a las notas por muchos motivos, como puede ser que sean los padres y solo les preocupa las notas de sus hijos/as (a veces en exceso), puede que hayan sido excelentes estudiantes y por eso ahora le toca ser a otro con los mismos resultados, puede que estén frustrados porque ellos no consiguieron el nivel que les hubiera gustado…

En el caso de los padres se entiende que se preocupen por sus hijos, pero creo que las  personas ajenas demasiado interesadas en las notas de otro, deberían plantearse el por qué ese interés, y no sólo eso, también deberían empezar a plantearse si se interesan en los resultados de otra persona por simple interés, por competitividad, por no saber mantener una conversación sin sacar el tema, etcétera.

No está mal preguntar sobre este tipo de temas, pero hay que saber hasta qué punto se puede preguntar, porque puede que al estudiante le haya ido muy bien y no le importe decirlo, pero también hay que valorar la opción de que no le haya ido tan bien, y por ello, no quiera publicarlo ni ir más allá del tema. Y mucho menos si hay más personas delante. Es mejor evitar este tipo de conversaciones en ciertos momentos para no poder hacer daño a otros con un tema que puede que les importe de verdad.

Otras personas que les pueden dar demasiada importancia a las notas, son los profesores. En centros públicos es menos probable que pase, pero sobretodo en los privados, sí hay cierta exigencia por parte de los profesores. Puede que los propios estudiantes no le den importancia a comentarios de terceros, pero en la mayoría de casos es posible que sí les afecte y puedan tener ansiedad o nervios antes y durante los exámenes, quitando importancia a otras cosas que también requieren de atención. Y  lo más importante: preocupándose más por las notas que por aprender.

Hablando de mi propia experiencia, a mí siempre me preguntan por mis notas. No me preguntan qué tal estoy, sino me preguntan única y exclusivamente por mis notas. Antes siempre hablaba sobre eso y daba con detalle mis notas, pero porque ha sido un tema que nunca me ha importado hablar.

Pero hace un tiempo, me di cuenta de que hablar detalladamente sobre cualquier cosa era dar información sin sentido. Primero, porque las personas dejan de escucharte, y segundo, porque me aburre hablar siempre del mismo tema. Por eso, decidí que cuando me sacaran el tema, iba a responder lo mismo: todo va bien.  Y desde entonces, me preguntan menos, y me siento mejor al responder.”

*Colaboración de Cristina, adolescente con muchas cosas que decir.

Si te gusta, puedes compartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someone

Batallas corrientes: O-presión de la moda hacia la mujer

Hoy, la sección de Batallas corrientes no consta de una entrevista sino de un post escrito por Ana, una chica de 19 años que sufre, como un gran porcentaje de la población, una batalla de autoestima contra las tiendas de moda. ¿Por qué cambian las tallas? ¿Cómo nos afecta? ¿Qué supone en nuestro autoconcepto y en nuestra autoestima?

Ana

“Vivimos en una sociedad que permite que en una parte del mundo se explote a mujeres de todas las edades, para que en otra parte del mundo otras mujeres vistan camisetas que defienden la libertad de todas las mujeres.

Toda una contradicción son estas camisetas feministas que tanto se han puesto de moda últimamente. No sólo por haberse apoderado de un movimiento para ganar dinero (como ya ha pasado en otras muchas ocasiones), sino porque además de reírse del movimiento feminista, lo niega. Esto no sólo es palpable en el hecho de que sean mujeres explotadas las que hacen estas camisetas, sino también porque si no tienes unas medidas perfectas (socialmente hablando) no puedes ponértelas. Por lo tanto, según la lógica de estas camisetas y las empresas que las venden, sólo puedes ser feminista si eres primermundista y delgada.

Por desgracia, esta regla no se aplica únicamente a las susodichas camisetas. Hoy en día si tu cadera pasa de los 100 cm no puedes vestirte. Las tiendas, además de haber reducido considerablemente las medidas de las tallas, también han decidido no fabricar ninguna talla más allá de una 42 o una L; y suerte para encontrarlas. Sobre todo, en lo referente a los pantalones, porque en las tiendas ni siquiera suelen tenerlos.

Yo soy la primera víctima de este abuso. En el último año apenas he podido comprarme un pantalón, y mucho menos corto. He tenido que vestir casi todo el verano con vestidos porque no podía comprarme ni un solo pantalón que me entrara. A día de hoy, para vestirme tendría que ir a una tienda de tallas grandes. Tengo 19 años y peso 65 kg, no debería tener la obligación de ir a una tienda de tallas grandes, en las que además tampoco hacen tallas para mí por ser demasiado pequeñas.

Esto antes no era así. Yo siempre he sido una persona que adelgaza y engorda con facilidad, por lo que sé perfectamente cuales eran las tallas de los pantalones y las camisetas anteriormente, y puedo decir a ciencia cierta que no son las mismas que ahora. Yo he vestido tallas hasta la 42 estando más “gorda” de lo que estoy ahora y me estaban bastante grandes. Ahora encontrar un pantalón de la 42 que me pase de las piernas es misión imposible.

Esto es algo con lo que tenemos que lidiar personas de todos los tamaños y pesos, no soy la única. Conozco varias chicas, todas con distintos cuerpos, que están sufriendo por culpa de este abusivo recorte de tallas. Muchas de ellas solían vestir una 36 o una 38 y ahora se han visto con que necesitan una o dos tallas más, sin que su peso haya cambiado en absoluto.

Una consecuencia importante de esto podría ser el aumento de casos de chicas que sufren trastornos alimenticios, porque hay personas que pueden no darle importancia, pero hay otras a las que esta situación puede afectarles muy negativamente y nadie hace nada.

Si una chica que ya tiene complejos y que se siente mal con su cuerpo resulta que un día decide ir de compras y descubre que su talla habitual no le cabe, podría causarle problemas inimaginables psicológica y mentalmente.

Claramente, esto no quiere decir que la gente delgada no sufra este mismo problema a la hora de encontrar tallas porque todo le quede grande. Sin embargo, son casos mucho menos numerosos y más fáciles de solucionar.

Ir de compras, algo que antes adoraba, se ha convertido en una tortura para mí. Siempre salgo enfadada o llorando de las tiendas. A pesar de que desde hace tiempo adopté una postura bastante conformista en lo referente a mi cuerpo.

Sé que no estoy gorda, pero tampoco estoy delgada. Sin embargo, cada vez que paso por alguna de las tiendas que me gustan, salgo pensando que no merece la pena seguir siendo optimista, que ya no merece la pena intentar seguir preocupándome por mi aspecto, ya que por mucho que lo intente nunca me quedará bien nada. Este pensamiento no debería tenerlo nadie, porque todas las personas valemos lo mismo y este sistema enfermizo está acabando con demasiadas autoestimas. Incluso ha llegado al punto de que en las webs de las tiendas prefieren que el vestido o el pantalón que están mostrando (y que es lo que supuestamente están intentando vender) se vea como un saco con tal de que la chica que lo lleve esté delgada (a veces alcanza unos límites bastante preocupantes).

Esto ha llegado hasta a la ropa escolar, en la que un pantalón de la talla 14 de chico es exactamente igual a la talla 18 de chica. ¿De verdad es necesario que ya desde niñas estemos sufriendo este indirecto ataque? ¿Qué necesidad hay de hacer las cosas así? ¿Qué hay de malo en la diversidad en los cuerpos? ¿Por qué tienen que ser las opciones tan reducidas? Todas estas preguntas me vienen a la cabeza cada vez que voy de compras o miro alguna web de ropa, y me temo que cada día es peor.

Sin duda, lo que más duele del asunto es que nadie haga nada, que nadie se queje y que mientras las empresas esclavizan para vender camisetas feministas, las verdaderas feministas (o mujeres en general) tengan que sufrir este ataque hacia sus cuerpos y autoestimas a diario.”

Si te gusta, puedes compartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someone