Psicóloga y mujer

Durante este mes, el blog tendrá como temática temas relacionados con la mujer o posts escritos por mujeres de diferentes edades. Algunos creen que ya no hace falta recurrir a estos temas, otros creen que la sociedad no ha avanzado nada. Yo, por mi parte, aporto mi granito de arena para que siga habiendo cambios que mejoren la calidad de vida de todas las personas.

Desde pequeña he vivido con la referencia de mis dos hermanos mayores. Un chico y una chica. Mi hermana siempre ha sido el prototipo de “mujer” que se estilaba entonces: femenina, coqueta, maquillada… Por el contrario, mi hermano siempre iba en chándal y le encantaba jugar a fútbol. Es por esto, entre otras cosas, que al tener ambas influencias siempre iba acompañada de mis muñecas y mi balón de reglamento.

Siempre me he sentido atraída por la ropa cómoda. Y no, señoras y señores, no considero las minifaldas o shorts como ropa cómoda. Para mí de toda la vida, la ropa cómoda era el chándal, las camisetas y las mallas, desde los seis años hasta la actualidad.

Mi hermana tuvo que enseñarme a resolver los típicos conflictos que se originaban con la familia de edad más avanzada. Me enseñó frases para responder a los comentarios del tipo “tú no puedes jugar a fútbol porque eres una chica”, “pareces un chicote con ese chándal” o “las chicas no se sientan con las piernas abiertas”.

Al llegar la preadolescencia, recibí un regalo por mi cumpleaños con el que nunca me sentí identificada. Me regalaron un estuche de maquillaje con la premisa de que así podría ser más femenina, tal y como hizo la madre de quien me hizo el regalo. Seguíamos perpetuando estereotipos de generación en generación.

Una vez comenzada la carrera de psicología, descubrí algo que me iba a acompañar en el resto de formación psicológica y en mi vida laboral. Tres cuartas partes del alumnado siempre son mujeres. ¿Por qué? Porque ayudar a los demás, aunque ya no se diga, siempre ha sido “cosa de mujeres”.

Pero estos sucesos no solo se quedan en mi experiencia de vida, los sigo viendo día tras día en el ámbito laboral. Impartiendo talleres de manualidades, he visto como niños a los que le encantaba la temática dejaban de acudir semanalmente porque, al pasar a Educación Primaria, decidían hacer fútbol porque las manualidades, según les habían dicho, eran cosas de chicas. ¿Por qué se debe elegir entre una cosa o la otra?

En mis sesiones, veo madres que se sienten responsables de toda la educación y crianza de sus hijos porque “son las que se deben encargar de ello” o porque el padre trabaja muchas horas fuera de casa. A veces, no hay una excusa. Lo que se ve es que, cada vez que hay un problema en el centro escolar, es la madre quien coge el teléfono y va a hablar con los docentes. Muchas madres son las que acuden a las reuniones o incluso a las sesiones de pautas en consulta, que se supone que son para ambos. Es por esto que mi compañera y yo damos las pautas si vienen los dos progenitores (en el caso de que pueda ser viable).

Veo a niñas con problemas de aprendizaje ¿qué ocurre con los niños? ¿su rendimiento académico va viento en popa? Veo mujeres adultas que quieren sentirse mejor pero menos hombres que se atreven a dar el paso.

Y es que los hombres sufren su propio machismo. En mi corta experiencia de futbito como actividad extraescolar cuando era pequeña, he tenido que escuchar comentarios como “uuuuuh, una chica te ha hecho un cañito…” de manera que, tanto mi compañero de juego como yo, salíamos perjudicados.

Los adolescentes varones suelen acudir a consulta cuando presentan problemas de comportamiento. Sufren de rabia intensa porque no deben mostrar tristeza. La tristeza puede suponer un síntoma de debilidad y eso “es cosa de chicas”. ¿Cuándo trabajaremos desde el seno familiar para que eso cambie?

Cuando se habla de igualdad, no significa que mujeres y hombres seamos iguales. Somos iguales ante la ley. Con los mismos derechos y deberes. ¿Y qué ocurre en lugar de bajar las obligaciones de las mujeres al mismo escalón que las de los hombres? Justo lo contrario, aparecen reglas implícitas de culto al cuerpo. Ya no es únicamente la mujer quien debe estar perfectamente maquillada, con tacones y con determinado peso. Ahora, tanto chicos como chicas dedican sus historias y fotos de Instagram a demostrar que deben estar perfectos y perfectas por fuera para merecerse el amor de sus amigos y parejas, porque solo así conseguirán amor propio.

A veces pienso que las personas complicamos las cosas muchísimo más de lo difícil que pueda ser la vida. La parte positiva es que somos nosotras y nosotros quienes podemos hacerla más fácil.

Aún queda mucho por hacer, pero motivación personal y profesional no me falta.

 

CEAM Pío XII – Centro Especial de Atención al Mayor

Durante un mes he vivido la experiencia de trabajar en el Centro Especial de Atención al Mayor de Pío XII en Alicante. Un centro en el que las personas, una vez han cumplido los 60 años, acuden para tener una vida fuera de la monotonía y la soledad.

Con los años, en la sociedad se ha dado una visión estereotipada del envejecimiento donde los mayores eran personas aturdidas y olvidadizas. Sin embargo, en la actualidad los investigadores entienden que el deterioro de las capacidades cognitivas no es inevitable en condiciones saludables.

Desde un punto de vista científico, ha habido un cambio en la concepción que se tiene sobre la vejez. En los estudios que se tienen sobre el desarrollo humano, la vejez se consideró mucho tiempo como una etapa de marcado declive físico y cognitivo. Actualmente se estudia la vejez desde la edad funcional que tiene en cuenta tanto el nivel físico como el psicológico, y no desde la edad cronológica.

Y esto, ¿por qué? Porque con la misma edad cronológica, algunos mayores presentan grandes dificultades físicas y cognitivas y requieren cuidados constantes mientras que otros son más fuertes, independientes y con gran capacidad de pensamiento.

Desde un punto de vista social, en las culturas occidentales existe una visión negativa de la vejez. Por el contario, en la cultura asiática el anciano es venerado como fuente de sabiduría.

Más allá de las diferentes culturas y localizaciones, en los Centros de Mayores se aboga por la salud biopsicosocial de cada persona, haciendo que los alumnos que acuden a esos centros puedan potenciar sus habilidades con diferentes clases y talleres.
En el caso concreto del CEAM Pío XII, hay talleres de todo tipo: mantenimiento físico, neurolectura, relajación, risoterapia, cantoterapia, baile, etc.

Todas estas clases se hacen en grupo, por lo que las personas que acuden obtienen también una gratificación social con la que seguir ampliando su círculo de amistad y sus redes de apoyo.

Además, estas tareas se dividen a lo largo de la semana, por lo que la estructuración del tiempo se hace mucho más llevadera evitando que la persona se quede en casa durante largos períodos de tiempo pudiendo verse repercutido su estado de ánimo.

Durante mi experiencia laboral he visto a personas con muchas ganas de reír, de aprender, de seguir practicando tanto ortografía como redacción, expresión escrita y cálculo matemático. Me he reído mucho con las ganas que tienen de bailar y con los niños interiores que despertaban los juegos con aros y con pelotas.

También se ha dado el case de hacer frente al duelo de algún amigo y de las continuas visitas a los médicos, pero siempre con el apoyo de los compañeros de clase con los que entablaban una mayor amistad.

He visto personas, que como mayores que son, mayor es su fuerza interna y su energía vital.

Pensamientos de una adolescente: ¿Cómo sabré qué quiero estudiar si no he visto nada del mundo laboral?

Este mes me gustaría hablar de una experiencia que estoy viviendo actualmente y que creo que todos los estudiantes que estén en proceso de elegir qué quieren estudiar, deberían tenerla.

En mi caso, quiero estudiar medicina, una carrera que requiere de mucha dedicación y sobretodo de vocación. Teniendo en cuenta que la carrera son seis años más unos cuantos de especialización, me gustaría saber si es realmente a lo que me quiero dedicar. Por suerte, conocí a un neurólogo que me ofreció la oportunidad de ir a pasar consulta con él algunas tardes, y así experimentar qué es ser médico en primera persona.

Durante estas tardes, he conocido diferentes casos con diferente grado de urgencia, he aprendido cosas que no están en los libros, sino que se adquieren con la experiencia; he visto que la carrera que quiero estudiar va mucho más allá de curar a las personas, porque a veces sólo necesitamos que nos escuchen… y muchas más cosas que han hecho que me dé cuenta que he nacido para trabajar en un hospital.

Como decía antes, estas oportunidades deberían ser más abundantes, y me pongo como ejemplo para explicarlo. Desde que tenía conciencia, siempre quise ser jueza (supongo que el poder me gustaba…), pero desde que estoy haciendo estas prácticas me he dado cuenta que los juzgados no son para mí, sino que me siento mucho más cómoda ayudando a los demás, en un hospital.

Por otra parte, que cada persona trabaje donde le gusta, hace que el trabajo que realice sea de mejor calidad, y si es un servicio, el resto también estará más agradecido ya que la otra persona lo estará haciendo con más ganas. A todos nos gustan que nos traten bien y esto depende de la actitud que se tenga a la hora de exponerse a trabajar.

Hoy en día, estudiar supone una carga y se hace con desilusión sin tener en cuenta que el fin de tantos años de estudio es aprender. Tal vez esto sería diferente si todos tuviéramos alguna oportunidad de aprendizaje que fuera diferente a saber el temario de un libro para hacer después un examen, y olvidar todo lo memorizado al cabo de unos días.

Estas experiencias no tienen por qué ser como la mía; hacer viajes de intercambio está de moda y es una buena forma de aprender diferentes culturas y lenguas, hacer trabajos en grupo para clase que sean más dinámicos, en el tiempo libre hacer alguna actividad que nos guste etc. Pero yo prefiero vivir cómo sería mi día a día trabajando en lo que a mí me llama la atención. Además esto no sólo te ayuda a formarte en un único ámbito, también te ayuda a madurar, a ser más independiente y a ver cómo es realmente la vida cuando creces.

Posiblemente por comodidad, los alumnos por si mismos no buscarían oportunidades como las que he dicho, entonces la intervención del centro educativo o de los profesores serviría para encontrar diferentes actividades que enriquezcan el aprendizaje. En el caso de mi instituto, se ofrece la posibilidad de participar en concursos de diferentes temas, hacer proyectos en grupo para subir la nota, en algunas asignaturas como química, se hacen experimentos en los laboratorios…

La finalidad de este post es motivar a las personas que van a entrar a la universidad para hacer algún grado, a probar con alguna actividad relacionada con esta carrera para así asegurarse de hacer lo que realmente quiere y le gusta, y sobretodo disfrutar de ello.

 

*Colaboración de Cristina, adolescente con muchas cosas que decir.

RESEÑA DEL MES: AHORA ME LLAMO LUISA

Luis y Martín son mejores amigos. Luis es un osito con pajarita. Es el fiel acompañante de Martín en todos sus juegos y aventuras. Hacen muchísimas cosas: Montan en bicicleta por el patio, plantas verduras en el jardín, comen sándwiches en la casa del árbol y meriendan en casa cuando llueve.

Un día de sol radiante, Martín busca a al osito Luis para salir a jugar al parque, pero, por desgracia, el pobre Luis estaba tan triste que no tenía ganas de jugar. El pobre Martín hacía todo lo posible para que Luis se pusiera contento, pero no servía nada.

Y es que a Luis le daba mucho miedo contarle lo que le ocurría. Temía que, si se lo decía, dejara de ser su amigo.

 

Pero lo más bonito, es la sencillez con la que Martín responde.

 

Este cuento es una historia sencilla de un tema que, los adultos, podemos llegar a hacer complejo. Este cuento habla de la transexualidad, pero también habla de la amistad, de la aceptación, de la validación emocional y de la empatía.

 

Aplicación en sesión

Este cuento, como todos, se puede utilizar como premio al final de una sesión, para evaluar la velocidad y exactitud lectora, la comprensión, etc.

Además, es un muy buen material para hablar de la singularidad de cada persona, de que todos somos diferentes independientemente de que la persona se sienta identificada con el personaje. Se pueden tratar las diferencias de otra índole como son la discapacidad física, Síndrome de Asperger, Dificultades de Aprendizaje… y cualquier otra etiqueta que haga que los niños se sientan diferentes al resto. De esta forma, se implicarán en la historia en tercera persona y, más tarde, se puede trabajar la idea de que todos y todas nos diferenciamos en muchas cosas.

Por último y de forma más previsible, se puede utilizar en cualquier caso de transexualidad. Tanto con la persona, como con los familiares y amigos.