CEAM Pío XII – Centro Especial de Atención al Mayor

Durante un mes he vivido la experiencia de trabajar en el Centro Especial de Atención al Mayor de Pío XII en Alicante. Un centro en el que las personas, una vez han cumplido los 60 años, acuden para tener una vida fuera de la monotonía y la soledad.

Con los años, en la sociedad se ha dado una visión estereotipada del envejecimiento donde los mayores eran personas aturdidas y olvidadizas. Sin embargo, en la actualidad los investigadores entienden que el deterioro de las capacidades cognitivas no es inevitable en condiciones saludables.

Desde un punto de vista científico, ha habido un cambio en la concepción que se tiene sobre la vejez. En los estudios que se tienen sobre el desarrollo humano, la vejez se consideró mucho tiempo como una etapa de marcado declive físico y cognitivo. Actualmente se estudia la vejez desde la edad funcional que tiene en cuenta tanto el nivel físico como el psicológico, y no desde la edad cronológica.

Y esto, ¿por qué? Porque con la misma edad cronológica, algunos mayores presentan grandes dificultades físicas y cognitivas y requieren cuidados constantes mientras que otros son más fuertes, independientes y con gran capacidad de pensamiento.

Desde un punto de vista social, en las culturas occidentales existe una visión negativa de la vejez. Por el contario, en la cultura asiática el anciano es venerado como fuente de sabiduría.

Más allá de las diferentes culturas y localizaciones, en los Centros de Mayores se aboga por la salud biopsicosocial de cada persona, haciendo que los alumnos que acuden a esos centros puedan potenciar sus habilidades con diferentes clases y talleres.
En el caso concreto del CEAM Pío XII, hay talleres de todo tipo: mantenimiento físico, neurolectura, relajación, risoterapia, cantoterapia, baile, etc.

Todas estas clases se hacen en grupo, por lo que las personas que acuden obtienen también una gratificación social con la que seguir ampliando su círculo de amistad y sus redes de apoyo.

Además, estas tareas se dividen a lo largo de la semana, por lo que la estructuración del tiempo se hace mucho más llevadera evitando que la persona se quede en casa durante largos períodos de tiempo pudiendo verse repercutido su estado de ánimo.

Durante mi experiencia laboral he visto a personas con muchas ganas de reír, de aprender, de seguir practicando tanto ortografía como redacción, expresión escrita y cálculo matemático. Me he reído mucho con las ganas que tienen de bailar y con los niños interiores que despertaban los juegos con aros y con pelotas.

También se ha dado el case de hacer frente al duelo de algún amigo y de las continuas visitas a los médicos, pero siempre con el apoyo de los compañeros de clase con los que entablaban una mayor amistad.

He visto personas, que como mayores que son, mayor es su fuerza interna y su energía vital.