LA IMPORTANCIA DE LOS PADRES EN LA TERAPIA DE SUS HIJOS

Cuando los niños son pequeños y el objetivo de consulta consiste en manejar las rabietas, conseguir que coma aceptablemente bien o explicar un divorcio, nos parece algo más obvio que los padres tengan un gran peso en el proceso de terapia.

Pero, ¿qué ocurre cuando el menor ya no tiene 2, 3 o 4 años? ¿Somos conscientes de la importancia de la implicación de los padres en la terapia de sus hijos?

A veces, cuando los niños y niñas empiezan Educación Primaria, consideramos que ya son lo suficientemente mayores para responsabilizarse de sus propias dificultades. Y, ¡ojo! son capaces de responsabilizarse de muchas tareas de autonomía, pero todavía necesitan un modelo que les comunique por dónde pueden ir, hasta dónde se puede llegar y qué límite no deben pasar.

Si una niña reta, grita e insulta a sus padres cada vez que se enfada, en las sesiones podrá aprender sobre el manejo de las emociones, estrategias de resolución de problemas y aprenderá a conocerse. Pero, el objetivo no se podrá conseguir si los padres no aplican adecuadamente sus normas y límites.

Si un niño con dificultades de aprendizaje tiene su autoestima mermada a causa de tanto esfuerzo para tan poca nota, necesitará algo más que el trabajo psicopedagógico correspondiente y el refuerzo continuo a su esfuerzo para potenciar su percepción de autoeficacia. Ese “algo” que se escapa a las manos de cualquier profesional es la motivación por parte de sus figuras de referencia, es ese amor incondicional que se puede demostrar de muchas maneras.

Si una adolescente a la que no le han puesto límites responde con timidez, decaimiento y miedos irracionales excesivos; podemos ganarnos el vínculo, podemos conseguir que se abra a nosotros, potenciar su autoestima y que trabaje la irracionalidad de sus miedos para sentirse más capaz. Pero, ¿qué ocurre si sigue sin tener límites? Que nunca se sentirá capaz de hacer nada porque nunca ha tenido que afrontar sus limitaciones. Además, las obligaciones aumentan su exigencia con el paso de los años mientras ella no se ve preparada para solventar las situaciones de una edad inferior.

Y, ¿qué ocurre cuando tenemos delante a un adolescente con serias dificultades para acatar cualquier norma que venga de una figura de autoridad? ¿Cómo podemos trabajar en esta situación? Podemos ganarnos al chaval, hacer que no nos vea como otra figura autoritaria que le rodea, aumentar su reflexividad… y muchas otras cosas más. Pero, ¿cómo va a conseguir ese adolescente hacer caso a la autoridad que le resulta ajena? Teniendo un trabajo paralelo con los padres sobre la forma adecuada de poner límites y mantenerlos con el paso del tiempo.

Es por esto por lo que la coordinación con los padres y su implicación es un elemento básico en el proceso terapéutico de sus hijos. Son la parte clave, junto a los hijos, de este puzzle desbaratado que nos llega por la puerta, dispuesto a encontrar las piezas perdidas que necesita para poder completarse.

 

CEAM Pío XII – Centro Especial de Atención al Mayor

Durante un mes he vivido la experiencia de trabajar en el Centro Especial de Atención al Mayor de Pío XII en Alicante. Un centro en el que las personas, una vez han cumplido los 60 años, acuden para tener una vida fuera de la monotonía y la soledad.

Con los años, en la sociedad se ha dado una visión estereotipada del envejecimiento donde los mayores eran personas aturdidas y olvidadizas. Sin embargo, en la actualidad los investigadores entienden que el deterioro de las capacidades cognitivas no es inevitable en condiciones saludables.

Desde un punto de vista científico, ha habido un cambio en la concepción que se tiene sobre la vejez. En los estudios que se tienen sobre el desarrollo humano, la vejez se consideró mucho tiempo como una etapa de marcado declive físico y cognitivo. Actualmente se estudia la vejez desde la edad funcional que tiene en cuenta tanto el nivel físico como el psicológico, y no desde la edad cronológica.

Y esto, ¿por qué? Porque con la misma edad cronológica, algunos mayores presentan grandes dificultades físicas y cognitivas y requieren cuidados constantes mientras que otros son más fuertes, independientes y con gran capacidad de pensamiento.

Desde un punto de vista social, en las culturas occidentales existe una visión negativa de la vejez. Por el contario, en la cultura asiática el anciano es venerado como fuente de sabiduría.

Más allá de las diferentes culturas y localizaciones, en los Centros de Mayores se aboga por la salud biopsicosocial de cada persona, haciendo que los alumnos que acuden a esos centros puedan potenciar sus habilidades con diferentes clases y talleres.
En el caso concreto del CEAM Pío XII, hay talleres de todo tipo: mantenimiento físico, neurolectura, relajación, risoterapia, cantoterapia, baile, etc.

Todas estas clases se hacen en grupo, por lo que las personas que acuden obtienen también una gratificación social con la que seguir ampliando su círculo de amistad y sus redes de apoyo.

Además, estas tareas se dividen a lo largo de la semana, por lo que la estructuración del tiempo se hace mucho más llevadera evitando que la persona se quede en casa durante largos períodos de tiempo pudiendo verse repercutido su estado de ánimo.

Durante mi experiencia laboral he visto a personas con muchas ganas de reír, de aprender, de seguir practicando tanto ortografía como redacción, expresión escrita y cálculo matemático. Me he reído mucho con las ganas que tienen de bailar y con los niños interiores que despertaban los juegos con aros y con pelotas.

También se ha dado el case de hacer frente al duelo de algún amigo y de las continuas visitas a los médicos, pero siempre con el apoyo de los compañeros de clase con los que entablaban una mayor amistad.

He visto personas, que como mayores que son, mayor es su fuerza interna y su energía vital.

RESEÑA DEL MES: AHORA ME LLAMO LUISA

Luis y Martín son mejores amigos. Luis es un osito con pajarita. Es el fiel acompañante de Martín en todos sus juegos y aventuras. Hacen muchísimas cosas: Montan en bicicleta por el patio, plantas verduras en el jardín, comen sándwiches en la casa del árbol y meriendan en casa cuando llueve.

Un día de sol radiante, Martín busca a al osito Luis para salir a jugar al parque, pero, por desgracia, el pobre Luis estaba tan triste que no tenía ganas de jugar. El pobre Martín hacía todo lo posible para que Luis se pusiera contento, pero no servía nada.

Y es que a Luis le daba mucho miedo contarle lo que le ocurría. Temía que, si se lo decía, dejara de ser su amigo.

 

Pero lo más bonito, es la sencillez con la que Martín responde.

 

Este cuento es una historia sencilla de un tema que, los adultos, podemos llegar a hacer complejo. Este cuento habla de la transexualidad, pero también habla de la amistad, de la aceptación, de la validación emocional y de la empatía.

 

Aplicación en sesión

Este cuento, como todos, se puede utilizar como premio al final de una sesión, para evaluar la velocidad y exactitud lectora, la comprensión, etc.

Además, es un muy buen material para hablar de la singularidad de cada persona, de que todos somos diferentes independientemente de que la persona se sienta identificada con el personaje. Se pueden tratar las diferencias de otra índole como son la discapacidad física, Síndrome de Asperger, Dificultades de Aprendizaje… y cualquier otra etiqueta que haga que los niños se sientan diferentes al resto. De esta forma, se implicarán en la historia en tercera persona y, más tarde, se puede trabajar la idea de que todos y todas nos diferenciamos en muchas cosas.

Por último y de forma más previsible, se puede utilizar en cualquier caso de transexualidad. Tanto con la persona, como con los familiares y amigos.

Batallas corrientes: O-presión de la moda hacia la mujer

Hoy, la sección de Batallas corrientes no consta de una entrevista sino de un post escrito por Ana, una chica de 19 años que sufre, como un gran porcentaje de la población, una batalla de autoestima contra las tiendas de moda. ¿Por qué cambian las tallas? ¿Cómo nos afecta? ¿Qué supone en nuestro autoconcepto y en nuestra autoestima?

Ana

“Vivimos en una sociedad que permite que en una parte del mundo se explote a mujeres de todas las edades, para que en otra parte del mundo otras mujeres vistan camisetas que defienden la libertad de todas las mujeres.

Toda una contradicción son estas camisetas feministas que tanto se han puesto de moda últimamente. No sólo por haberse apoderado de un movimiento para ganar dinero (como ya ha pasado en otras muchas ocasiones), sino porque además de reírse del movimiento feminista, lo niega. Esto no sólo es palpable en el hecho de que sean mujeres explotadas las que hacen estas camisetas, sino también porque si no tienes unas medidas perfectas (socialmente hablando) no puedes ponértelas. Por lo tanto, según la lógica de estas camisetas y las empresas que las venden, sólo puedes ser feminista si eres primermundista y delgada.

Por desgracia, esta regla no se aplica únicamente a las susodichas camisetas. Hoy en día si tu cadera pasa de los 100 cm no puedes vestirte. Las tiendas, además de haber reducido considerablemente las medidas de las tallas, también han decidido no fabricar ninguna talla más allá de una 42 o una L; y suerte para encontrarlas. Sobre todo, en lo referente a los pantalones, porque en las tiendas ni siquiera suelen tenerlos.

Yo soy la primera víctima de este abuso. En el último año apenas he podido comprarme un pantalón, y mucho menos corto. He tenido que vestir casi todo el verano con vestidos porque no podía comprarme ni un solo pantalón que me entrara. A día de hoy, para vestirme tendría que ir a una tienda de tallas grandes. Tengo 19 años y peso 65 kg, no debería tener la obligación de ir a una tienda de tallas grandes, en las que además tampoco hacen tallas para mí por ser demasiado pequeñas.

Esto antes no era así. Yo siempre he sido una persona que adelgaza y engorda con facilidad, por lo que sé perfectamente cuales eran las tallas de los pantalones y las camisetas anteriormente, y puedo decir a ciencia cierta que no son las mismas que ahora. Yo he vestido tallas hasta la 42 estando más “gorda” de lo que estoy ahora y me estaban bastante grandes. Ahora encontrar un pantalón de la 42 que me pase de las piernas es misión imposible.

Esto es algo con lo que tenemos que lidiar personas de todos los tamaños y pesos, no soy la única. Conozco varias chicas, todas con distintos cuerpos, que están sufriendo por culpa de este abusivo recorte de tallas. Muchas de ellas solían vestir una 36 o una 38 y ahora se han visto con que necesitan una o dos tallas más, sin que su peso haya cambiado en absoluto.

Una consecuencia importante de esto podría ser el aumento de casos de chicas que sufren trastornos alimenticios, porque hay personas que pueden no darle importancia, pero hay otras a las que esta situación puede afectarles muy negativamente y nadie hace nada.

Si una chica que ya tiene complejos y que se siente mal con su cuerpo resulta que un día decide ir de compras y descubre que su talla habitual no le cabe, podría causarle problemas inimaginables psicológica y mentalmente.

Claramente, esto no quiere decir que la gente delgada no sufra este mismo problema a la hora de encontrar tallas porque todo le quede grande. Sin embargo, son casos mucho menos numerosos y más fáciles de solucionar.

Ir de compras, algo que antes adoraba, se ha convertido en una tortura para mí. Siempre salgo enfadada o llorando de las tiendas. A pesar de que desde hace tiempo adopté una postura bastante conformista en lo referente a mi cuerpo.

Sé que no estoy gorda, pero tampoco estoy delgada. Sin embargo, cada vez que paso por alguna de las tiendas que me gustan, salgo pensando que no merece la pena seguir siendo optimista, que ya no merece la pena intentar seguir preocupándome por mi aspecto, ya que por mucho que lo intente nunca me quedará bien nada. Este pensamiento no debería tenerlo nadie, porque todas las personas valemos lo mismo y este sistema enfermizo está acabando con demasiadas autoestimas. Incluso ha llegado al punto de que en las webs de las tiendas prefieren que el vestido o el pantalón que están mostrando (y que es lo que supuestamente están intentando vender) se vea como un saco con tal de que la chica que lo lleve esté delgada (a veces alcanza unos límites bastante preocupantes).

Esto ha llegado hasta a la ropa escolar, en la que un pantalón de la talla 14 de chico es exactamente igual a la talla 18 de chica. ¿De verdad es necesario que ya desde niñas estemos sufriendo este indirecto ataque? ¿Qué necesidad hay de hacer las cosas así? ¿Qué hay de malo en la diversidad en los cuerpos? ¿Por qué tienen que ser las opciones tan reducidas? Todas estas preguntas me vienen a la cabeza cada vez que voy de compras o miro alguna web de ropa, y me temo que cada día es peor.

Sin duda, lo que más duele del asunto es que nadie haga nada, que nadie se queje y que mientras las empresas esclavizan para vender camisetas feministas, las verdaderas feministas (o mujeres en general) tengan que sufrir este ataque hacia sus cuerpos y autoestimas a diario.”