Cuentos y libros que enamoran y enseñan

\r\n

Hoy os quiero hablar de cinco cuentos y libros que forman parte de mi librería y que me enamoran tanto por su diseño como por su contenido y todas las reflexiones que conllevan.

\r\n \r\n

\r\n

\r\n \r\n

1.Mi última adquisición ha sido el cuento de Anna Llenas titulado “Vacío”.

\r\n \r\n

 

\r\n

\r\n

 

\r\n \r\n

El cuento habla de una niña que es muy feliz hasta que pierde algo muy importante para ella y se le hace un vacío en el estómago. Se siente muy triste, por lo que empieza a llenarlo con cosas y personas que no siempre son las adecuadas. Cuando ve que intenta llenar su vacío y no lo consigue, empieza a sentir ansiedad hasta llegar a sumirse en un estado depresivo. En ese estado de apatía y desgana, una voz le indica que deje de buscar fuera y que mire en su interior. A partir de entonces, la protagonista empieza a llenar ese vacío que tanto le molestaba.

\r\n \r\n

\r\n\r\n\r\n\r\n

\r\n

\r\n \r\n

Aunque actualmente los cuentos ilustrados están muy enfocados a los niños pequeños, a mí me gusta, especialmente, para trabajar a partir de la preadolescencia. Me parece un recurso genial para trabajar con adultos en terapia, para que contacten con su niño interior y entiendan lo que les pasa. Para la adolescencia también me parece una buena opción, aunque es posible que rechacen el formato del cuento por su apariencia infantil.

\r\n

\r\n \r\n

\r\n \r\n

2.La Pelusa Chusa, mi cuento ilustrado por excelencia.

\r\n

 

\r\n \r\n

\r\n

 

\r\n \r\n

Este cuento provoca un enamoramiento al instante tanto por su formato, sus ilustraciones y por la redacción de la historia. Ese enamoramiento aumentó, en mi caso, cuando descubrí que la sobrina de cinco años del autor había colaborado en la historia.

\r\n \r\n

Este cuento narra una historia de valentía. La Pelusa Chusa sale de su habitación (zona de confort) para vivir aventuras (nuevas experiencias). Durante su viaje, conoce a muchas personas pero, cuando quiere volver a casa (dificultades ante las nuevas experiencias), no sabe cómo hacerlo y se pone a llorar. Lo que no sabía la Pelusa Chusa es que de vivir tantas experiencias nuevas, se había hecho una pelusa cada vez más grande (había aprendido y madurado).

\r\n

\r\n

\r\n

\r\n \r\n

Considero que esta historia se puede trabajar con niños más pequeños que el anterior. Se pueden sacar algunas conclusiones desde la etapa de educación infantil pero creo que es muy valioso para cualquier cambio difícil o ante cualquier resistencia del niño a una nueva experiencia. Cuando se le cambia de colegio, cuando se le quiere apuntar a una extraescolar pero luego le da miedo conocer gente nueva, cuando el profesor o la profesora cambian con el ciclo de E.Primaria, etc.

\r\n \r\n

\r\n

\r\n \r\n

3.El búho que quería ser gallo.

\r\n

 

\r\n \r\n

\r\n

 

\r\n \r\n

Este cuento no lo conocía. Lo compré en un rastro benéfico para el apoyo de animales así que no tenía ninguna expectativa cuando lo cogí entre mis manos. Al ojearlo no pude evitar comprarlo. El cuento narra la historia de un búho que, en una noche lluviosa y de mucho frío, se mete en un gallinero a dormir sin saber que estaba lleno de gallinas. Al día siguiente, las gallinas le obligan a comportarse como ellas si quiere seguir viviendo allí.

\r\n \r\n

Este cuento me parece una gran idea para trabajar las diferencias entre las personas, la inclusión y prevenir el acoso escolar. Es un libro fácil de leer, por lo que se puede trabajar desde infantil. Aun así, me parece que la edad ideal para sacar el máximo partido posible a la moraleja de la historia, es la E.Primaria. La época en la que se forman los roles en el grupo y algunos chicos y chicas empiezan a diferenciarse en los juegos estereotípicamente.

\r\n \r\n

\r\n

\r\n \r\n

4.El gran vacío de Alfonso Taburete.

\r\n \r\n

 

\r\n

\r\n

 

\r\n \r\n

\r\n \r\n

Este libro desprende una ternura en su redacción y sus imágenes que pocos libros han conseguido traspasarme. Alfonso Taburete se despierta sin saber quién es ni dónde está, tal y como nos podemos encontrar las personas en momentos críticos. Para conocerse, comienza a caminar, a descubrir el mundo y diferentes personajes. Algunos le ayudarán y otros le entorpecerán. En este caso, el personaje que entorpece su camino es quien se hace su pareja, algo que puede ser representativo a partir de la adolescencia.

\r\n

 

\r\n

\r\n

 

\r\n \r\n

Este libro me parece totalmente increíble para los adultos pero también me parece un buen recurso para trabajarlo desde E.Secundaria por su fácil redacción y por sus ilustraciones. Se puede aplicar al ámbito emocional, de autoconcepto, fisolosófico, etc.

\r\n

 

\r\n

\r\n\r\n\r\n\r\n

\r\n

 

\r\n

 

\r\n \r\n

5. Brújulas que buscan sonrisas perdidas.

\r\n

\r\n \r\n

\r\n

\r\n \r\n

Me declaro fan de Albert Espinosa y, como tal, no podía permitirme no incluirlo en esta lista. En este libro encontramos frases como: “decidí salir del mundo… Y si sales del mundo, puede que no vuelvas a entrar…”, “creo que deberían existir abogados que te pudieran ayudar a desligarte de las promesas de adolescencia alegando incapacidad emocional”, “Yo te propongo que me permitas cambiar mis resortes a tu lado. No los juzgues y no los pongas en cuestión. Y yo haré lo mismo por ti… Te permitiré cambiar, que hurgues en tu interior, que me ofrezcas otra visión de ti mismo y no te juzgaré…”.

\r\n \r\n

Es un libro que enamora y araña. No tengo más que añadir.

\r\n

\r\n

\r\n\r\n\r\n\r\n

\r\n

 

\r\n \r\n

\r\n 

Lectura y educación emocional para niños mayores


El mes pasado empecé un nuevo tipo de post en el que os recomendaba varios libros sobre educación emocional. Este mes me complace contaros que he escrito un libro titulado “La pequeña gran Lucía”.

“La pequeña gran Lucía” es un libro recomendado para niños a partir de 9 años en el que se habla de emociones, autoconcepto, autoestima, empatía, acoso entre iguales y superación. En la historia, Lucía y Aletas vivirán aventuras en las que harán nuevos amigos como la mariposa Colorina y se encontrarán con personas no tan amigables como el malvado Furious.

El libro consta de 7 capítulos con diferentes preguntas referidas a cada capítulo para lograr una mayor profundización en cada aspecto que trata la historia.  Algunas de las preguntas que podéis encontrar son:
-¿Alguna vez te has enfadado con tus hermanos, primos o amigos? ¿Por qué?

-¿Por qué crees que los demás pingüinos no ayudaban a Aletas y permitían que se rieran de él?

-¿Conoces a alguien que se sienta menos inteligente, cariñoso, simpático, noble, etc. de lo que realmente es? ¿A quién?

– Ping se dio cuenta de que tenía miedo de algo que no era real, no era un monstruo. ¿Alguna vez has comprobado que tenías miedo de algo que no existía? Pon ejemplos.

– Aletas decía cosas malas de sí mismo (enano, rechoncho, inútil…). ¿Conoces a alguien que diga cosas así? ¿Lo has hecho tú alguna vez?

-¿Por qué crees que Furious hacía daño a los demás?
Estas preguntas hacen que el libro, además de leer de forma individual por mero entretenimiento, se pueda utilizar en clase, en dinámicas de grupo y en familia.

Con este libro, no solo pretendo fomentar la lectura en los niños más mayores, sino que mi intención va más allá, haciendo hincapié en la necesidad de trabajar la educación emocional avanzados los primeros cursos de Educación Primaria.

Hoy en día la sociedad se ha concienciado de la importancia de regular las emociones y de su influencia en el día a día, pero es cierto que este auge se ve reflejado, en mayor medida, en los cursos de E.Infantil o hasta los 6-7 años. Pero, ¿qué ocurre pasados los 8 años? ¿Qué pasa cuando los niños llegan a los últimos cursos de E.Primaria y durante su transición a Secundaria? Durante su crecimiento, los niños experimentan diferentes vivencias y maduran con sus propias herramientas, muchas de las cuales quedan obsoletas ante problemas totalmente nuevos que acompañan a cada etapa evolutiva. Es por esto, por lo que creo totalmente necesario hacer énfasis en una educación emocional continuada en el tiempo y adecuada a cada edad. Este fue uno de los grandes motivos por los que escribí “La pequeña gran Lucía”.
Si queréisleer los dos primeros capítulos del libro, podéis hacerlo haciendo click en el siguiente enlace: http://publicatulibro.ojosverdesediciones.com/index.php/proyectos/8-libros/4-la-pequena-gran-lucia o haciendo click AQUÍ.
Espero que os guste la historia y el motivo. Espero también que pronto volvamos a saber de él ;).

San Valentín: ¿Amor y amistad por apetencia o por dependencia?

Este fin de semana celebramos el tan conocido día de San Valentín, el día del amor y la amistad. Podemos ser de las personas que lo celebran, podemos considerar que no necesitamos un día concreto para demostrar nuestro amor, podemos opinar que es una fiesta muy bonita o que, por el contrario, su base es puramente comercial. Pero, ¿qué opinamos de nuestras relaciones de pareja y de amistad? ¿Nos parecen satisfactorias?

Las relaciones de pareja, a nivel general, nos suponen una fuente de apego y seguridad. Tenemos a alguien en quien confiar, que nos ayuda, nos apoya y comparte con nosotros los buenos y los malos momentos. En cuanto a la amistad, los amigos son una parte muy importante de la vida de toda persona. Son esas personas que siempre están (física o simbólicamente) y que, en cierta medida, suponen para nosotros algo muy parecido  a nuestra pareja en cuanto al apoyo y el acompañamiento.

Pero, ¿qué ocurre cuando nuestra relación de pareja se basa en múltiples discusiones y enfados? ¿Y si esa relación de amistad nos provoca sentimientos desagradables? Quizá no estamos obteniendo lo que queríamos o “necesitábamos” en un principio.

Cuando mantenemos una relación de pareja o amistad a pesar de las malas experiencias, quizá deberíamos aparcar el verbo “querer” por el “necesitar”. ¿Por qué tolero esta situación tanto tiempo? O, por el contrario, ¿por qué me enfado tanto con esa persona? ¿por qué me molesta que haga determinadas cosas? ¿por qué me duele de esa forma cuando esa persona no hace lo que le pido (cubre mi necesidad)?

En este post la palabra “necesidad” es la clave de todo.Las relaciones entre las personas cumplen la función de cubrir nuestras necesidades. Si soy una persona tranquila, me gustará relacionarme con personas que tengan la misma necesidad de tranquilidad y descanso. Si me encanta salir de fiesta, buscaré personas con la misma afición. Si soy una persona ansiosa, buscaré una persona algo más tranquila con la que compartir mi vida y así complementarnos. Si soy dominante, buscaré a alguien sumiso y si me encanta ser el centro de atención, me relacionaré con personas que me dejen serlo.

Todo esto es lógico y sano siempre y cuando la complementariedad no se convierta en una simbiosis. Por ejemplo, mi pareja se comporta como un/a niño/a y yo me he convertido en su madre/padre. Muchas parejas o relaciones de amistad se basan en este equilibrio pero no siempre acaban bien puesto que el rol de padre/madre es diferente y no tiene cabida durante mucho tiempo en otro tipo de relación.

El problema aparece cuando, por no detectar nuestras necesidades, acabamos dependiendo de esas relaciones. En el ámbito de la pareja cada vez es más conocido el término de “dependencia emocional” pero en las relaciones de amistad también ocurre y no siempre nos damos cuenta. ¿Qué necesidad tengo sin cubrir para exigirle a una persona mantener el contacto durante todos los días? ¿qué se ha removido dentro de mí para que me enfade porque alguien hace un plan sin mí? ¿qué significa para mí que no me hayan contado algo desde el primer momento? De esta forma, empezamos a poner el foco en nosotros mismos y podemos llegar a conclusiones que nunca antes habíamos pensado. Si seguimos enfadándonos con los demás ante un acto de este tipo, ponemos nuestra atención en la otra persona y, excusándonos con la creencia de que es la otra persona quien lo ha hecho mal, nos alejamos de nosotros mismos y de solventar el problema. Darse cuenta de lo que hay guardado en nuestro interior puede doler más que pensar que es el otro quien nos hace daño.

Entonces, ¿cómo podemos detectar nuestras necesidades? Reflexionando.Parándonos a pensar por qué hacemos una cosa, por qué repetimos lo mismo una y otra vez en diferentes relaciones de pareja y/o amistad, por qué siempre nos ocurre lo mismo y por qué nos hieren tanto algunos comportamientos cuando aparentemente no ha ocurrido nada malo.

 


“ÉRASE UNA VEZ: Cuentos para emocionarse”

Esta semana comienza una nueva parte del blog titulada: “ÉRASE UNA VEZ: Cuentos para…”. Los cuentos son una herramienta genial para que los niños se inicien en la lectura, aprendan, pasen tiempo con los familiares, establezcan una rutina para dormir, imaginen, creen y relacionen todo lo que pueden ver en las páginas con su vida real. Por eso, porque son tan buenos para los niños (y para los no tan niños), empieza el post de recomendaciones de cuentos. Hoy hablamos de la educación emocional.

1.Emocionario (Cristina Nuñez): Un libro muy conocido en el que los niños pueden aprenden a definir cada emoción. Es un libro muy completo en el que los niños más pequeños necesitarán la ayuda de los adultos en muchas ocasiones para que les asesoren. De hecho, hay emociones muy concretas que enseñan incluso a los adultos.

Este libro puede utilizarse de forma salteada, sin necesidad de leerlo de principio a fin. En algunas ocasiones se pueden leer dos emociones cada vez. Una elegida por el niño y otra por el adulto en función de su experiencia diaria. Otro método de utilización es mediante el juego. El índice está formado por dibujos que siguen una trayectoria como si fuera un tablero. Si cogéis fichas y dados de otro juego, podréis inventaros una forma de jugar con las emociones apoyándoos en las descripciones que os da.

[youtube=https://www.youtube.com/watch?v=fiwHJ1DZdKw&w=320&h=266]

2.El Monstruo de los colores (Anna Llenas): Un libro corto y sencillo para los más pequeños que nos enseña a identificar cada emoción y a darnos cuenta de cómo las expresamos.

[youtube=https://www.youtube.com/watch?v=S-PTa20NNrI&w=320&h=266]

3.Érase una vez un niño comepalabras (Marlet): En este libro ilustrado, los niños podrán leer un cuento corto en el que no solo nos explica cuáles son las emociones básicas y cómo reconocerlas sino que también dará una importante lección a niños y a padres. Las emociones, por mucho que algunas sean desagradables, no deben “comerse” (inhibirse, prohibirse) porque entonces nos sentiremos vacíos. Las emociones nos ayudan.

En el siguiente link, podéis encontrar el texto del cuento y algunas imágenes: http://www.clubpequeslectores.com/2015/06/libro-infantil-erase-una-vez-un-nino-comepalabras.html  

4. Sentimientos (Editorial SM): Esta editorial ha editado una gran cantidad de libros que hablan sobre las emociones, sobre el colegio, la familia, de ir a dormir y un montón de cosas más. Los libros están recomendados para niños y niñas de 3 a 6 años. En este link podéis encontrar todos los libros: http://www.boolino.es/es/libros/coleccion/sentimientos/



5. Toni y Tina (Editorial Almadraba): Como en el punto anterior, los personajes de estos cuentos también son conejos. En este caso, hay un libro por cada emoción básica y puedes encontrarlos con un peluche de los personajes para jugar durante la historia o en cualquier otro momento. Estos libros tienen orientaciones para guiar al adulto en diferentes formas de trabajar las emociones. La edad recomendada es de 3 a 6 años y ha sido creada bajo el asesoramiento de expertos del Hospital Sant Joan de Déu.