Pensamientos de una adolescente: Adolescentes, ¿niños o adultos?

“Este mes me apetecía escribir sobre algo que confunden muchas personas. Y es, que muchos tratan a los adolescentes de diferente manera en cuanto a que unos piensan que siguen siendo niños y otros, en cambio, piensan que ya pueden o deben actuar como adultos. Estos dos grupos están equivocados ya que los adolescentes no son ni niños ni adultos, y tratarlos como tales puede suponer un grave error y el/la adolescente puede llegar a sentir que no es comprendido. Y no es una sensación agradable.

 

Primero está el grupo de las personas que tratan a los adolescentes como a niños. Si tratas a una persona de entre 12 y 17 años como un niño/a, no madurará nunca y llegará el día en que tenga que ser independiente y no podrá serlo si antes nadie le ha dejado aprenderlo y a edades más avanzadas, será más difícil. Además, depende del trato que reciba, podrá tomarte más o menos en serio y eso en algunas situaciones puede acabar con alguna pelea. Además, si está acostumbrado/a a que siempre ha sido protegido, todo ha sido jugar y tomarse todo a risas… llegará el momento en que deje de ser así y no sabrá desenvolverse en otros ámbitos más serios.

 

Después está ese grupo de personas que creen que los adolescentes son adultos y por lo tanto gozan de plena libertad, deben tomar todas las decisiones sin tener que consultar, deben actuar como adultos, etcétera.

Los adolescentes no son adultos. Por lo tanto, requieren de un apoyo (unos más que otros) de alguien con más experiencia que ellos para enseñarles a poder comportarse como un adulto debe hacerlo. Pero no podemos pretender que los adolescentes aprendan a ello por si solos cuando no cuentan con esa ayuda que decía anteriormente. Muchas veces, por tratarlos como mayores de lo que son pueden soportar demasiadas cargas y no disfrutarán al máximo de otras cosas.

Después está el grupo de personas que tratan a los adolescentes de una manera u otra, dependiendo de la situación. Cosa que está bien si sabes en qué momentos debe disfrutar como un niño y en qué otros momentos debe pensar como un adulto. El problema viene cuando se les trata según conviene en ese momento. No solo a nosotros, los adolescentes, sino a todos nos molesta que nos utilicen según le convenga a otra persona. Por lo tanto, eso es algo que se debe tener en cuenta para no poder hacer sentir mal a nadie.

Para terminar el post de este mes, voy a añadir mi opinión personal, ya que lo escrito anteriormente ha sido contrastado con varios puntos de vista de otros adolescentes:

Yo creo que no es la edad la que define cómo debe ser el comportamiento de una persona y cómo debe ser tratado/a. Simplemente hay que conocer a la persona y saber cómo es mentalmente. Alguien de treinta años puede comportarse como uno de doce, y viceversa. Esto es lo mismo que: no juzgar por las apariencias.”

 

*Colaboración de Cristina, adolescente con muchas cosas que decir.

 

Si te gusta, puedes compartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*