Reseña: Érase dos veces Cenicienta

Esta semana os quiero hablar del primer libro que compré de la colección “Érase dos veces…”. Una colección de cuentos en la que se trabaja desde la coeducación, la igualdad de derechos y el respeto a los animales, entre otros muchos valores.

En este caso os hablo de Cenicienta, ¿os podéis imaginar un cuento que sea bastante fiel al original, pero sin que Cenicienta se deje acosar por sus hermanastras, no permita la injusticia de quedarse en casa limpiando y no necesite del amor del príncipe para ser feliz? Cuesta creerlo, pero los autores Belén Gaudes y Pablo Macías, lo han conseguido.

La historia empieza rompiendo, desde la primera hoja, los estereotipos de la mujer como único valor estético.

En las siguientes páginas, también nos enseña a poner límites. ¿Qué mejor persona que Cenicienta para quejarse ante lo injusta que era su vida?

Pero, no os creáis que la nueva Cenicienta solo cambia a nivel familiar. El príncipe también aprende de sus lecciones cuando le invita a pensar sobre el baile que ha organizado. Le insta a darse cuenta de que las mujeres deben ser respetadas y no valoradas solamente por su cuerpo.

El pobre príncipe, al que Cenicienta le desbarata sus creencias y su forma de vida, se enamora de Cenicienta y cree que con un zapato va a poder conquistarla. ¡Pobre príncipe! Lo que no sabe, es que ésta le enseñará que una persona no se puede enamorar de otra si no la conoce.

Pero, una de las cosas que más me gusta de este libro es que no se basa solo en el cuestionamiento de los valores actuales, sino que también explica cuál es el comportamiento adecuado a ojos de los autores.

 

Aplicación en consulta

Como se puede observar, este cuento tiene muchas aplicaciones tanto a nivel infantil como juvenil y se puede utilizar en casa, en talleres de coeducación e igualdad, etc.

Yo, por mi parte, uno de los usos que le di en las sesiones fue para empoderar y fomentar la autonomía en una niña que dependía demasiado de su madre para tomar decisiones y para hacerse cargo de sus propias cosas (tareas de clase, obligaciones en casa, conductas de autocuidado…). Llevábamos varias semanas trabajando para que se convirtiera en superheroína a la vez que cumplía “los retos” que le ponía en las sesiones, por lo que añadí la lectura de cuentos para que escogiera características de los personajes que creyeran que le podían servir para convertirse en esa superheroína que habíamos creado.

La lectura de los libros la hacía junto a su madre o junto a mí, por lo que después había un período de reflexión en el que se le preguntaba qué había leído, qué tenía de diferente esta historia con respecto a la original, cuál le gustaba más, por qué, qué era lo que más le gustaba de la protagonista y lo que menos…

Como ya se sabe, la lectura tiene un poder mágico en los niños y los adultos. La niña percibió desde un primer momento que la protagonista del cuento era una persona independiente que tomaba sus decisiones y que era una característica muy buena para añadir a su personaje al que aspiraba llegar.

Se podría haber tratado este tema como algo negativo. Se le podría haber dicho que debía hacer caso a su madre y que tenía que aprender a hacerlo sola porque “ya era mayor”. Es cierto, se podría haber hecho igual que lo he hecho en otras ocasiones. Pero, ¿por qué no utilizar un recurso tan pedagógico y positivo como la lectura en consulta psicológica? 😉

Si te gusta, puedes compartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someone

2 comentarios en “Reseña: Érase dos veces Cenicienta

  1. belen dijo:

    Hola Mónica! Aquí Belén y Pablo, de los cuentos Érase dos veces. Nos alegra mucho que nuestros cuentos puedan serte útiles en tu trabajo. Gracias por la reseña, te seguiremos de cerca 🙂
    Abrazo!
    BELEN

    • Mónica Blasco - Psicóloga de niños, adolescentes y adultos dijo:

      Qué buena noticia leeros! Gracias a ti por escribir 😉

      Espero poder reseñar muchos más de vuestra colección, ¡me chiflan!

      Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*