Mis trabajadores huyen de esta empresa

Este mes quería hablar sobre otra de las funciones que se realiza (o debería realizarse) desde el departamento de recursos humanos y parece que cada vez está teniendo más importancia a la hora de retener el talento.\r\n\r\n \r\n\r\n\r\n\r\n \r\n\r\nComo ya he dicho en varias ocasiones, desde mi punto de vista, la parte de reclutamiento y selección de personal es la más importante a la hora de formar un gran equipo de trabajo heterogéneo pero que a la vez se complemente. Pero una vez que lo tenemos, ¿ya está todo el trabajo hecho? La respuesta está clara ¡NO!\r\n\r\nSi nos quedamos en ese punto, corremos el riesgo de perder a los trabajadores con talento, a los que nos aportan valor. Por, ello hay que saber y conocer por qué se mueven nuestros empleados y así podremos actuar. Para ello, vamos a partir de la base de que el salario no es el motivo principal, que en la gran mayoría de los casos es así. ¿Qué otros motivos pueden estar llevando a que esté perdiendo a mis mejores trabajadores?\r\n\r\nMal ambiente laboral: pasamos alrededor del 25% de nuestra semana en el trabajo, eso implica que a tus compañeros los ves más que a muchos de tus amigos o familiares, por ello, un ambiente hostil, competitivo o violento puede resultar perjudicial incluso para la saludo de nuestros empleados; además de favorecer el absentismo y reducir la productividad. Debemos llevar un control del clima, escuchar lo que se está diciendo por los pasillo y ACTUAR!\r\n\r\nFalta de meritocracia: la importancia de establecer un plan de carrera dentro de la organización está estrechamente relacionada con este factor. Si tenemos un plan de desarrollo bien definido, los empleados van a saber qué deben hacer para conseguir dar otro paso hacia su carrera; además siempre tendremos algo objetivo con el que poder argumentar nuestras decisiones. Al final no dejamos de ser como niños, a todos nos gusta que nos reconozcan y nos premien por nuestros logros. ¡Ojo con no cumplirlo! De nada sirve tenerlo y no aplicarlo, quizá pueda jugar en nuestra contra.\r\n\r\nDesmotivación: también muy relacionado con el punto anterior. Como en los entrenamientos físicos para correr una maratón, en el trabajo necesitamos marcarnos metas y objetivos alcanzables en unos plazos determinados; ésto es la garantía de que vamos por el buen camino, nos da seguridad para llegar al siguiente objetivo e ir avanzando. Para orientar la motivación, es necesario un punto de inicio y un punto de fin.\r\n\r\nComunicación: la falta de comunicación en un equipo de trabajo es tan negativa como una  mala comunicación. No es necesario reunir a todo el equipo a diario, pero quizá unos minutos a la semana servirán para crear en el trabajador un sentimiento de pertenencia, de ver que no es un número o un recurso más, sino que también se valora su trabajo y se valora su parte humana.\r\n\r\nÉstos son cuatro de los cientos de puntos que podría indicar, pero para mi son los más importantes, quitando como ya hemos dicho un sueldo digno para cada puesto y dejando de lado la parte conflictiva que puede surgir.\r\n\r\n¿Estamos dispuestos a perder a nuestros trabajadores por desconocimiento de qué está ocurriendo? Aprendamos a detectar estos aspectos y comencemos a escuchar lo que nos dicen. No hagamos oídos sordos.\r\n\r\n¡No olvidemos que no podemos ver resultados inmediatos! Pero como en todo, lo importante es empezar\r\n\r\n \r\n\r\n \r\n\r\nMaite Gómez, psicóloga especialista en Recursos Humanos\r\n\r\n 

Si te gusta, puedes compartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*