A preguntas irrelevantes, respuestas vacías

¿Sois de los que preguntáis las características del puesto de trabajo en una entrevista? ¿Decís que sí a todo sin haceros una idea del puesto a desempeñar? El post de este mes, de la colaboradora Maite Gómez especialista en Recursos Humanos, puede resultarnos muy útil para estas situaciones.


Para todos los que estáis buscando empleo y habéis asistido a alguna, o varias, entrevistas de trabajo estaréis cansados de leer qué preguntas que debería hacer el entrevistado al entrevistador.

Como en todo, cada uno tiene su opinión o sus consejos y es justo lo que pretendo, daros mi punto de vista.

Lo primero que tienes que pensar  es si realmente esa pregunta te va a dar información relevante o información que no tienes; y en relación a esto va el primer consejo: dejad hablar y escuchad. Seguramente la persona que tienes enfrente se haya preparado la entrevista y tenga un momento para cada una de tus preguntas, además, por norma general tendrás tu tiempo al final para poder  aclarar tus dudas.

¿Si pregunto por el desarrollo profesional o por el salario quedaré mal? Pues esto es como todo, habrá tantas opiniones como entrevistadores; y como no sabemos quién es o qué piensa sobre el tema, lo más importante en este caso es saber cómo formular la pregunta. Deja claro tu implicación con la empresa el proyecto y entonces interésate en cómo puedes progresar con la organización, de esta forma dejas entender que quieres progresar con ella.

¡Ojo con los tipos de contratos o empleos! No todas las preguntas o respuestas valen para todos los puestos que se ofertan, por ejemplo, si es un trabajo temporal ya pactado, por un pico de trabajo, no tiene ningún sentido que le preguntes por tu desarrollo profesional.

Y el consejo más importante que puedo darte es que te asegures de que cuando salgas de la entrevista eres capaz de explicar a cualquiera en qué consistirá el puesto. ¿Por qué? Muy sencillo, normalmente nos hacemos una idea sobre en qué va a consistir el trabajo y lo único que hacemos en esa primera toma de contacto es completar y adornar esa imagen que hemos creado. ¿Qué ocurre cuando nos cogen y comenzamos a trabajar? Lo más fácil es pensar que nos han mentido o no nos han contado toda la verdad y la realidad es que no hemos sabido escuchar o preguntar. Asegúrate de qué vas a tener que hacer en tu día a día, te dirán o leerás muchas tareas o funciones pero algunas serán las diarias y otras las esporádicas, ten claro esto para no llevarte desilusiones.

Importante que no sea una pregunta-respuesta, trata de hilar la conversación con información que ya tienes y las que quieres aclarar, de esta forma le hacer ver al entrevistador que has estado escuchando.

¡Y sobre todo, deja que fluya!

Si te gusta, puedes compartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someone

2 comentarios en “A preguntas irrelevantes, respuestas vacías

  1. Mónica Blasco - Psicóloga de niños, adolescentes y adultos dijo:

    Hola, tienes razón. Por la situación económica en la que nos encontramos, algunas empresas ponen unas condiciones infrahumanas y no se preocupan por facilitar la adaptación a nuevos empleados con la excusa de “si no lo haces ya habrá otro que lo haga”, “hay mil personas como tú dispuestas a hacerlo”, etc.

    Como ocurre con las personas, no todas las empresas son iguales. El problema se da cuando, por necesidad de las personas desempleadas dispuestas a hacer todo lo que se les pida, quien no se comporta de forma lícita no ve repercusiones negativas en sus beneficios empresariales.

    Gracias por compartir tu opinión :).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*