Terapia Ecuestre: diversión, aprendizaje y vínculo

Esta semana tenemos una colaboración muy especial en el blog. Hoy os escribe Ana, directora del Centro Rehabilitación Ocupacional y Ecuestre. Yo tuve la suerte de vivir todo lo que Ana cuenta a continuación y de comprobar todos los beneficios que tiene la terapia ecuestre de forma experiencial. Os animo a que lo viváis pero, de momento, podéis leer una introducción sobre la forma en la que Ana trabaja.

  
“Las Terapias Ecuestres se están utilizando para tratar a personas con cualquier tipo de discapacidad, ya sea  física, psíquica, sensorial… Al iniciar la rehabilitación, como ocurre en sala, el paciente debe ser evaluado por un equipo multidisciplinar, que será quien planifique la intervención (diseñando las sesiones según los objetivos planteados y realizándolas), formado por profesionales de la salud o educación y ecuestre, ya que al trabajar con animales hay que garantizar su bienestar y la seguridad.

Una ventaja con la que cuenta este tipo de intervención es la motivación de los usuarios al acudir a terapia, ya que al realizarse en un ambiente normalizado al aire libre, con actividades divertidas, no lo consideran ir a rehabilitación, sino ocio.

Desde que llega el paciente hasta que finaliza la sesión, se producen multitud de situaciones en las que se trabajan los objetivos y se van viendo los beneficios que le aporta.

Lo primero al llegar al centro ecuestre es el saludo al equipo, incluyendo al animal; ese primer contacto es el que inicia la relación, por lo que es importante que sea positivo para la persona que se acerca por primera vez a un animal de ese tamaño. Cuando el équido se acerca cuidadosamente, mira, lo acaricia con su suave hocico… se crea un vínculo que es determinante, la primera impresión es la que se recuerda.

Después, se procede al cepillado. Durante esta actividad, el paciente reafirma su opinión de que el caballo “no hace nada”, se aproxima hacia él, lo acaricia, cepilla… reforzándose la relación pie a tierra (desde abajo). Además de la confianza, aceptación y seguridad, también se trabaja la secuenciación de la tarea (los pasos a seguir), aceptación de órdenes, coordinación óculo-manual, amplitud del rango articular, la motricidad fina, prensión, manipulación y el contacto con distintas texturas.

 
Si es posible, se pide al usuario que lleve al animal hasta la rampa de acceso al caballo. La persona se siente capaz de “pasear” y llevar por donde quiere a un animal de esas características, con la positividad que conlleva la responsabilidad y el logro.
 
Una vez montado, el usuario empieza a sentir el paso del caballo, que es una simulación de la marcha humana; se puede decir que “el paciente camina sentado”, se transmiten a la pelvis de 90 a 110 impulsos por minuto y es cuando comienza, con una correcta posición supervisada por los profesionales, la activación de la zona abdominal, control de tronco, mejora de equilibrio, regula los patrones de marcha, relaja y activa la musculatura del miembro inferior (piernas), aumenta la movilidad articular. También se favorece la secreción de mucosas, motilidad intestinal (cuando hay problemas de estreñimiento resulta efectivo), sistema cardiovascular y respiratorio, regula los patrones de sueño… Si a ello le añadimos juegos a caballo (según la edad y características de la persona) en los que se trabaja la interacción con otras personas, orientación en el espacio, lateralidad, atención, concentración, memoria, capacidad de aprendizaje, esquema corporal, vocabulario de las partes del caballo y sus aparejos…  hacemos que sea una actividad tan completa como motivadora.

Multitud de estudios científicos demuestran sus beneficios, siempre que se realice con personal formado para ello y caballos adecuados para la actividad.

Para más información o consultas, podéis visitar la página web www.rehabilitacionocupacionalyecuestre.es Estamos en San Vicente del Raspeig (Alicante).”
 
Ana B. Pliego Salort

Graduada en Terapia Ocupacional y E.U. en Equitación Terapéutica.

Directora de Rehabilitación Ocupacional y Ecuestre.
Si te gusta, puedes compartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*