¿Por qué muchos adolescentes dejan de leer?

Esta semana, en el post de lectura, quiero hablaros de Komilibro, una app gratuita para Android basada en las emociones que los libros nos hacen sentir.

 

Navegando por internet descubrí este blog y no pude evitar ver el video en el que Javi, el creador de esta idea, realiza una crítica hacia los institutos y colegios. Critica su forma de analizar la literatura y cómo ésta destruye las posibles ganas de los adolecentes para seguir leyendo. Además, no solo explica su visión del problema sino que nos ofrece una posible solución para trabajar de forma diferente con los alumnos. El video no tiene desperdicio, os lo dejo a continuación:

 

 

Y es que, como he dicho en más de una ocasión, la motivación en la educación en los primeros años de vida está en auge pero aún nos queda mucho trabajo por hacer con esos chavales de 11 a 16 años tanto a nivel emocional como en clase. Se da por hecho que saben por qué estudian, se sobreentiende que estudiar es “su deber”, se obvia que las crisis existenciales no se dan únicamente a los cuarenta o a mitad de carrera universitaria. Los adolescentes tienen que levantarse y esforzarse diariamente para aprender cosas y, los que no se dejan llevar por la inercia de la vida, se preguntan: ¿por qué me levanto cada mañana y vengo a hacer lo mismo día a tras día? ¿por qué necesito el graduado para poder trabajar? ¿para qué me sirve todo esto? Los adolescentes necesitan motivación tal y como la necesitan los niños y la necesitamos los adultos.

Además de hacernos reflexionar sobre la forma de presentar la literatura en los centros, también se cuestiona la forma en la que los libros están catalogados en las distintas librerías. Es por este motivo por el que nace Komilibro. Javi lo cuenta de forma clara y sencilla en el siguiente video:

 

Su proyecto, como era de esperar, ya ha conseguido todas las aportaciones necesarias para seguir adelante. Yo ya tengo la app en mi tablet. ¿Os apuntáis?

Si te gusta, puedes compartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someone

Batallas Corrientes: Adolescente con alta capacidad

Cristina es una adolescente que pronto cumplirá 14 años. Desde hace bastantes cursos obtiene unas notas excelentes pero no son sus notas lo que hacen de ella una adolescente diferente. Lo que le hace destacar es que siempre ha tenido curiosidad por aprender y motivación por estudiar. Es creativa, tiene un razonamiento maduro para su edad y habilidades sociales tanto en clase como fuera de ella. Cristina presenta Alta Capacidad y ha querido colaborar con la entrevista de este mes para hacernos partícipe de su forma de vivir en su día a día.

 

¿Cuándo te diste cuenta de que tener ganas de que empezara el curso y volver a estudiar no era propio de tus compañeros de clase?

De esto me di cuenta hace mucho. Cuando acababa el curso todos estaban muy contentos porque solo pensaban en estar de vacaciones, descansar, quedar con amigos… En cambio, para mí terminar el curso es duro en el sentido de que el verano se me hace muy largo por el hecho de que me gusta ir a clase. Muchos compañeros (por no decir todos), me dicen que es imposible que me aburra en verano, pero en mi caso no lo es. Posiblemente me aburro por falta de actividades o porque las que hay no me gustan.

 

Hace un año aproximadamente que fuiste evaluada psicológicamente, ¿qué significa para ti saber que eres alta capacidad? ¿Supone algún cambio en tu identidad o en tu vida?

En realidad, que te digan que eres Alta Capacidad solo puede cambiarte en una cosa, y es en que en tu colegio se adapten a tus necesidades. Pero en mi caso no he tenido esa posibilidad. Ser Alta Capacidad no ha cambiado mi vida. Sí es verdad que durante las pruebas o cuando te explican por qué te evalúan impone un poco esta etiqueta, más que nada porque yo buscaba información y leía sobre este tema y pensaba que sabía que era inteligente pero no me esperaba que fuera para tanto.

 

Según me has contado hace un rato, has tenido problemas en tu centro escolar para que te dieran clases de una temática más difícil o te pusieran trabajos acorde con tus necesidades. ¿Podrías decirme, concretamente, cuáles fueron esas trabas?

Para empezar, yo fui evaluada en verano y al empezar el curso el equipo directivo decidió repetirme estas pruebas. Una vez finalizadas, la persona que me evaluó me dijo que hablaría con mis profesores para ponerse entre todos de acuerdo sobre mis necesidades académicas. Cuando empezaron a preguntar a mis profesores, la primera persona dijo que yo era inteligente pero que no me consideraba Alta Capacidad, por lo tanto como esta persona dijo esto, dejaron de preguntar al resto de profesorado.

Además, me aseguraron que mi profesor de castellano leería mi blog para corregirlo y poder subir la nota y ni siquiera me preguntaron por el nombre del blog. También me sugirieron formar parte de un grupo de Altas Capacidades que hay en mi colegio para relacionarme con personas como yo y hacer otro tipo de actividades, pero decidieron no incluirme sin ni siquiera preguntarme qué me apetecía. Podría seguir hablando sobre pegas y quejas que nos pusieron pero creo que es suficiente.

 

¿Qué herramientas has desarrollado para poder cubrir tus necesidades como consecuencia de esa ausencia de apoyo escolar?

Me apunté a actividades extraescolares, inglés y baile, para aprovechar al máximo mi rendimiento y también creé el blog que comentaba antes, para poder expresarme de alguna forma y utilicé este método porque tiene que ver con el mundo de los ordenadores, que me encanta.

 

¿Has tenido alguna vez problemas con gente de tu clase por sacar esas notas o por tu alto nivel de rendimiento?

No. Con mis compañeros no he tenido problemas porque desde que era pequeña ya sacaba buenas notas, entonces para ellos es algo normal y por supuesto no se meten conmigo ni hacen burlas ni nada por el estilo. Además a muchos les viene bien mi nivel de rendimiento, ya que en algunos casos me piden ayuda para explicarles algunos conceptos que no les quedan claros o para ayudarles a preparar un examen que les pueda resultar más difícil que el resto o más importante.

 

¿Y contigo misma? ¿Crees que presentar siempre un nivel óptimo ha podido influir negativamente en tu estado de ánimo? ¿Por qué?

Conmigo misma en algunos casos sí me ha influido negativamente, sobre todo en épocas de exámenes donde el estrés y los nervios se apoderan de mí, porque siempre he sido perfeccionista (demasiado) y creo que no he estudiado lo suficiente, que el examen me va a salir mal, que mi media bajará…

 

¿Has hecho algo para solucionarlo?

Sí. Para empezar, pedí consejos para no estresarme tanto, analicé la situación e hice los típicos ‘’pros y contras’’. Además escribí un post en el que hablaba sobre el estrés ante un examen. Esto último me ayudó mucho porque intentaba dar consejos a personas como yo y a la vez me los estaba dando a mí misma.

En muchas ocasiones, solo se evalúa a los niños y adolescentes que tienen un rendimiento escolar más bajo que la media, por lo que muchos menores con alta capacidad y sus familias desconocen los efectos positivos de enriquecer su vida con actividades que potencien sus curiosidades y habilidades. ¿Qué les dirías a unos padres y/o a unos adolescentes que creen que pueden dar mucho más de lo que se les está pidiendo y no se atreven a comunicarlo?

Les diría que no tengan miedo en acudir a un especialista para evaluar a la persona, y si estas pruebas dicen que su hijo/a tiene un CI por encima de la media, comunicarlo al centro educativo para tomar medidas en cuanto a las necesidades del alumno. Y sobre todo que no se rindan en encontrar estas necesidades, ya que en el colegio no siempre te las dan, pero las puedes encontrar por otros medios.

 

 

Si te gusta, puedes compartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someone

Vacaciones = Salud Mental

Un año más llega la última semana de julio y me tomo unas vacaciones hasta septiembre.

Como algunos sabéis, el blog, ¿Te atreves? y los talleres cierran pero lo que nunca se paraliza son las sesiones de terapia. Podéis seguir contactando conmigo mandando un mail a m.blasco.cano@gmail.com, por teléfono o por whatsapp.

Que descanséis mucho aquellos que podáis y que ganéis la batalla al calor los que seguís al pie del cañón. ¡Que os vaya bonito! 😉

Si te gusta, puedes compartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someone