Nuevo proyecto: Centro Sia

Hace tiempo que no escribía un post en el blog pero prometo que tengo una muy buena excusa. Estaba preparando cosas bonitas, llenas de ilusión y de motivación laboral.

Os presento a Centro Sia: Psicología infantojuvenil, adultos y pareja

Centro Sia nace de una idea entre mi compañera Davinia y una servidora. Nos conocimos en la carrera y, más tarde, nuestros caminos profesionales se separaron para especializarnos en diferentes aspectos: Por una parte, infantojuvenil y por la otra, pareja y sexología.


En ocasiones, la vida se compone de ciclos que se abren y se cierran de forma repetida. Personas que se van y vuelven, gustos que se recuperan, coincidencias maravillosas…


Tenemos muchas ganas de unir nuestro esfuerzo para dar lo mejor de nosotras y, para que podáis verlo, hemos creado:

Página web www.siapsicologia.es

www.siapsicologia.es

Instagram centro_sia

@centro_sia

Facebook Centro Sia Psicologia

Facebook Centro Sia Psicologia

Por esta razón, el blog migra al apartado “blog” de la nueva web. Espero que hayáis disfrutado con los posts tanto como yo escribiéndolos. Aun así, podemos seguir viéndonos. ¡No desaparezco! ¡Solo me mudo! ¿Queréis ver mi nueva “casa” compartida?

No

Y para quien quiera conocernos en persona, estamos en San Vicente del Raspeig (Alicante). Concretamente, en C/Denia 9, justo en frente del polideportivo.

Pero si sois de los que no tenéis tiempo o, simplemente, preferís terapia desde casa, también hacemos sesiones online. Si tenéis alguna duda, estaremos encantadas de resolverla.

¡¡Un abrazo!!

Pensamientos de una adolescente: La política no es solo cosa de adultos.

Parece que durante los últimos días solo se habla del mismo tema todo el rato, y es que se aproxima un evento importante para el país, las elecciones. En la televisión solo salen los representantes de cada partido defendiendo su postura, argumentando por qué deberían estar en el gobierno del país… Tanto es así, que hasta en algunas aplicaciones para móvil salen anuncios de ciertos partidos con la misma frase: “¡vótanos!”

Desde mi punto de vista, la política ha evolucionado en diferentes aspectos. Uno de ellos es que en España normalmente siempre “han competido” por gobernar el país dos partidos que eran los más fuertes por la tradición que siempre se ha seguido de que el voto tenía que ir para uno si eras más de derechas, o para otro si eras más de izquierdas. Ahora, por suerte, existe un abanico más amplio de partidos que ofrecen propuestas diferentes y por lo que hay más posibilidad de encontrar uno que se adecúe más a tu forma de pensar. Esto, como he dicho, es algo bueno por la razón de ampliar el punto de vista de cada uno/a, pero es cierto que a su vez hay que informarse mejor para no cometer el error de votar a alguien con el que no compartes ciertos ideales.

Durante estas semanas he estado observando que mucha gente dirige su voto a un partido por pura rutina. Siempre han votado al mismo partido y encima por tradición familiar, y sorprendentemente me refiero a los adultos. He debatido sobre ciertos aspectos de la política con gente de mi clase y he llegado a la conclusión de que muchas personas de mi edad, están más informadas sobre estos temas que muchos adultos con los que he podido mantener algún tipo de conversación sobre este tema. Está claro que siempre existen las excepciones y están esas personas que simplemente la política lo ven como un tema en el que no participan ni creen que es importante, aunque este sea el destino del país y por lo tanto de todas las ciudadanas y ciudadanos.

Otro aspecto que creo que es importante resaltar es que informarse no es ver la tele. Esto sería igual de erróneo que juzgar a una persona por su perfil en Instagram, donde publica el contenido que quiere que se vea, la mejor foto de las cien que se ha tenido que hacer para conseguirla y con el filtro que más le pega. En definitiva, los medios de comunicación no son la vía para formarse una opinión.

Por último y creo que una de las partes más importantes de todo lo que quería decir es que aún hay personas que tienen la intención de no votar, como si esto fuera una solución. Pienso que votar es esencial, no solo en las elecciones generales, que son de las que más se está hablando, sino hay que votar en las europeas, en las municipales y en las autonómicas. Todas son importantes. Y no votar es dejar que decidan por ti.

Para finalizar, insistiría en que después de las luchas que se han realizado durante la historia para disfrutar del derecho al voto, libertad de expresión, voto femenino etc. Todos y todas con la posibilidad de votar, deben hacerlo y sobre todo, de forma consciente.

*Colaboración de Cristina, adolescente con muchas cosas que decir.

APRENDIZAJE DIVERTIDO CON: IKONIKUS

En esta ocasión os presento Ikonikus, un juego de símbolos, emociones y empatía. Un juego que he utilizado en bastantes ocasiones con niños y, sobre todo, con adolescentes.

Descripción del juego

“¿Cómo te sientes en el sillón del dentista?, ¿cómo te sentirías si se te cayera el teléfono móvil al váter?… ¿Serías capaz de contestar a esas preguntas utilizando cartas en lugar de palabras? Las cartas de Ikonikus solo contienen símbolos, pero las interpretaciones son infinitas porque todo depende del contexto y de tu propio punto de vista.
Ikonikus es un divertido juego en el que tendrás que desarrollar toda tu empatía y ponerte en el lugar del resto de jugadores para adivinar qué sentirían ellos en cada situación.” Editorial Brain Picnic.

Modo de juego

Tal y como se puede ver en el vídeo, este juego contiene cartas con símbolos a los que deberemos dar sentido, nuestro propio sentido. Eso es lo que me parece más interesante del juego ya que no nos afectan las mismas cosas de la misma manera según nuestra personalidad o nuestra experiencia de vida.

Forma de juego que utilizo en sesión

Se reparten tres cartas y uno de los jugadores pregunta: ¿Qué sientes cuando….? (y se inventa el final de la frase). Por ejemplo: ¿Qué sientes cuando te suena el despertador por la mañana?

Ante esta pregunta, el otro juegador deberá elegir, de entre las tres cartas que tiene en sus manos, la que más le representa y pensar una justificación de por qué ha elegido esa.

Ante la pregunta “¿qué sientes cuando te suena el despertador por la mañana”, puede haber diversas opiniones: sin energía, enfadado, descansado, con ganas, etc., por lo que la tarea de quien ha lanzado la pregunta es adivinar a cuál es la que pertenece al otro jugador y cuál estaba ya en la mesa boca arriba. Esto supone un trabajo de empatía importante, ya que no debe basarse en su propio criterio sino en el criterio de quien ha puesto la carta en la mesa.

Además, la tarea se dificulta cuando ninguna de las tres cartas de la mano del jugador coincide con lo que piensa. Para poder tirar una carta, necesitará buscar una justificación real de por qué ha tirado esa carta aunque ésta sea un dibujo de un columpio en un árbol (haciendo referencia a la pregunta del despertador por la mañana).Particularmente, siempre les pido que justifiquen su respuesta tanto si son las personas que adivinan como las que lanzan la carta. A pesar de que les dejo puntuar si adivinan la carta aunque la justificación no sea igual, quiero cerciorarme de que no lo han hecho al azar además de aprender de su forma de pensar y de asociar ideas.

En varias ocasiones, este juego me ha servido para desbloquear a adolescentes que no querían hablar o contar cosas íntimas sobre su vida. Poco a poco y casi sin darse cuenta, van dejando ver sus opinones y sentimientos acerca de las situaciones que se reflejan en el juego, desde la más banal hasta preguntas más íntimas.

Ikonikus me ha ayudado en mis sesiones terapéuticas y además me ha divertido.

¿Os queréis divertir con él? 😉

RESEÑA DEL MES: ÉRASE DOS VECES LA RATITA PRESUMIDA (BELÉN GAUDES Y PABLO MACÍAS)

Érase dos veces la ratita presumida, es otro libro de la gran colección “Érase dos veces” que ya reseñé en otra ocasión con Érase dos veces Cenicienta

 

Sinopsis

La ratita presumida es un clásico donde una ratita es castigada por ser coqueta, frívola y poner condiciones a sus pretendientes. En nuestra versión, vamos desmontando todas las cosas que se supone que una chica debe querer: un hombre que la mantenga, tener hijxs… Y el final ¡tiene sorpresa! Queremos dar un paso más allá en la defensa de la diversidad, de una forma natural y sencilla.

“Érase dos veces una ratita que vivía en una pequeña casa pintada con los colores del arcoíris. Cada mañana se levantaba, desayunaba un buen tazón de semillas y salía a barrer la puerta de su casa.”

Ratita, que tanto barría y barría porque hacía mucho viento, se encontró una moneda con la que quiso comprarse un lazo y salir a pasear. ¡Madre mía lo que supuso ese lazo! Pero… si solo era un lazo.

A partir de entonces, los animales vecinos tocaban a su puerta para empezar una relación. Pero, desde la visión de esta nueva versión, no eran muy acertados.

Que si cásate conmigo y no tendrás que trabajar fuera de casa con lo delicada que eres, que si cásate conmigo aunque no te conozca porque eres muy guapa, que si cásate conmigo para tener muchos hijos…

Ratita estaba estupefacta, no se lo podía creer. Por lo que quedó con Gato, un amigo con el que tenía confianza y le gustaba hablar porque era diferente a los demás animales del bosque.

Éste le preguntó si querían conocerse mejor e intimar más, pero Ratita también le dijo que no. Esto lo hizo porque resulta que quien le gustaba era…

Aplicación en consulta y en la vida

Este cuento es una idea genial para aquellos que quieran transmitir los valores que incluye dentro de la historia. El hecho de que la ratita se ponga el lazo azul para gustarse a sí misma sin que tenga que ser una “señal” para que los demás intenten casarse con ella, choca con la realidad en la que algunas personas creen que se visten para gustar a los demás o con una clara declaración de intenciones. La ratita se viste para sí misma como un claro ejemplo de autocuidado, autoconcepto y autoestima.

Cuando los animales del bosque comienzan a criticarla sacando deducciones totalmente subjetivas de por qué ha decidido ponerse ese lazo, nos refleja situaciones tan comunes como el dar por hecho el por qué una persona actúa como actúa sin esperarse a preguntarle o, simplemente, dejar de fijarnos en lo que hacen los demás para centrarnos en nosotros mismos.

En los diversos momentos en los que varios animales del bosque le piden a la ratita que sea su pareja, se enseñan valores importantísimos para establecer relaciones románticas seguras e igualitarias. La ratita quiere que le quieran por cómo es su personalidad y no únicamente por su físico demostrando que no es solo un cuerpo bonito. Además, quiere sentirse libre trabajando en lo que le gusta y quiere decidir si es madre o no con su propio criterio y no porque se lo impoga la sociedad.

También se expone la idea de un buen perfil de pareja. Pareja no es quien te compra cosas o te dice que eres guapa/o. Según el cuento, pareja es quien te escucha, te respeta y te acompaña en el camino.

Por último, también aborda temas como la homosexualidad y las familias homoparentales.

Estos valores no son importantes únicamente en la infancia. Es igual de importante en la adolescencia, quienes han crecido con valores de sumisión y estereotipos de género que, a pesar de ser “tiempos modernos” se pueden observar en la actualidad disfrazados de música y redes sociales.